La novia de Chucky (1998)

Título: La novia de Chucky 
Director: Ronny Yu 
Guión: Don Mancini 
Reparto: Jennifer Tilly, Brad Dourif, Katherine Heigl, Nick Stabile, Alexis Arquette, Gordon Michael Woolvett, John Ritter, Lawrence Dane, Michael Johnson, James Gallanders 
Año de distribución: 1998 
Resumen: 
Ha vuelto y, esta vez, no está solo. Su chica es tan infernal y malvada como él, así que decide hacerle regresar de entre los muertos por medio de la brujería. Chucky volverá con energías renovada, aunque con la crueldad de siempre.
Opinión personal: 
Esta película se hizo diez años después de la primera entrega, El muñeco diabólico. Como sabréis, esa primera cinta (que posteriormente proporcionaría muchísimas secuelas, cada una más mala que la anterior, haciendo que el muñeco perdiera toda su gracia) me disgustó bastante; me esperaba algo más terrorífico, más novedoso... pero sin embargo, me dejó con ganas de más y se podría decir que me gustó un poquito. Me resultó una experiencia interesante, y quería ver más entregas de esa serie. ¿El por qué? Digamos que ese pequeño muñeco psicópata se hace querer. Pues bueno, me salté bastantes películas para llegar a ésta, que tantos sentimientos había causado a los fans de esta saga. Muchos la odian, y otros tantos la aman. Yo he de decir qué, de tener que pertenecer a uno de los dos bandos, me quedaría con que la amo, a pesar de ser penosa hasta decir basta. Seguid leyendo y os enteraréis porque. 
El tenebroso y malvado muñeco Chucky, ha vuelto (sí, debe de creerse Kenny McCormick), pero está vez no lo hará solo. Su novia Tiffany (interpretada genialmente por Jennifer Tilly) consigue engañar a un jefe de policía para entregarle los retos del muñeco. Por medio de la brujería (y hilo y agujas) consigue hacer que este pequeño asesino, vuelva a la vida. Un "accidente" ocurre y Tiffany se ve dentro del cuerpo de una muñeca. Ambos, intentarán volver a la vida, apoderándose de los cuerpos de otros dos  humanos: una tierna pareja de enamorados perseguidos por la justicia. 
La razón principal por la que digo que amo a esta película, es porque no intenta ser de terror. Se nota, desde un principio, que el objetivo de este filme es echarte unas risas en compañía de estos dos muñecos de goma. Es una auto-parodia muy divertida, con situaciones que te sacarán una sonrisa de lo estúpidas que son. También, tiene guiños a otras muchas películas de terror, como el guante de Freddy Krueger en la sala de pruebas de donde sacan a Chucky, o el policía que muere en plan Hellraiser (cuando le veáis, entenderéis porqué). Repito: No es un filme de miedo ni nada por el estilo, es simplemente una parodia. 
El argumento es totalmente disparatado y carece de sentido, pero ahí está: sigue siendo una comedia con algún que otro asesinato. 
El reparto es de mi agrado, sobre todo Jennifer Tilly. No me canso de decir que me encantó su actuación. Es muy divertida, merece la pena
Se puede decir que el final es muy... ¿misterioso? En realidad no sé como explicarme. Te deja un "algo" que dará juego a otra película de este mismo estilo (no intentará causar miedo) que tengo ganas de ver. 
No veas The bride of Chucky buscando una película de terror increíblemente complicada de entender, con un argumento muy enrevesado. No. Si la ves buscando eso, te decepcionarás enormemente. Si buscas una película con la que pasar un buen rato, en la que encontrar situaciones disparatas, argumentos estúpidos y mucha, mucha comedia, esta es tu cinta. Es un filme lleno de comedia, asesinatos a sangre fría, buenas actuaciones y guiños a otras películas que te hará reflexionar sobre los muñecos de plástico. Es una de esas películas que tienen su encanto, a pesar de no aportar nada, ni al mundo del cine, ni a quien la visualiza. Una de las tantas películas que de tan mala que es, es buena.  Recomendada para ver con tu pandilla de amigos un domingo de lluvia. 
Puntuación: 
Está bien, mola. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario