Muñeco diabólico (1988)

Título: El muñeco diabólico
Director: Tom Holland
Guión: John Lafia
Reparto: Catherine Hicks, Chris Sarandon, Alex Vicent, Brad Dourif, Dinah Manoff, Tommy Swerdlow, Jack Colvin, Neil Giuntoli, Ed Gale, John Franklin
Año de distribución: 1988
Resumen:
El vudú y el terror se apoderan de un muñeco de aspecto inocente habitado por el alma de un asesino en serie. Cuando Andy Barclay, un niño de seis años de edad, asegura que “Chucky”, su nuevo muñeco, ha arrojado violentamente por la ventana a su niñera, nadie le cree. Pero una larga serie de horribles asesinatos conduce al detective de caso al mismo muñeco, que descubre que el auténtico terror no ha hecho más que empezar. El malvado muñeco pretende transferir su diabólico espíritu a un ser humano, y el pequeño Andy parece ser el candidato perfecto.
Opinión personal: 
Este clásico del horror me lo vi este fin de semana, con unas expectativas escandalosamente altas. Creí que iba a ser capaz de asustarme tanto (o incluso más) que cuando era pequeña y me tropecé con este filme por error... 
Que equivocada estaba. 
El argumento, (siempre teniendo en cuenta de que hablamos de una película ochentera) es bastante original, aunque hay ciertos detalles que rechinan: Charles Lee Ray es un peligroso asesino en serie interesado en las técnicas de vudú. Por esa razón, cuando están a punto de atraparle, no lo duda  ni un segundo y traspasa su alma ha un muñeco infantil de Good Guy que responde al nombre de Chucky. Este muñeco pasará por muchas manos antes de llegar a las de nuestro protagonista, un infante de seis años llamado Andy Barclay, al que todos tachan de loco cuando comenta que su muñeco, tiene vida propia. Nadie le cree hasta que una ola de violentos asesinatos sacude la ciudad. 
Las actuaciones, a pesar de no ser una maravilla, están bastante bien. Sí bien es cierto que hay papeles interpretados de una forma horrible, véase el ejemplo de la madre de Andy, que no me creí en ningún momento (llegaba a ser más pesada que una  vaca en brazos), pero que se ven respaldadas por muchas otras que sí merecen la pena. 
El principio de la película es muy lento, casi aburrido y  muy introductorio, (como creo que sabréis, esta cinta tiene varias secuelas). En el nudo de la película, más o menos la mitad, la cosa se comienza a animar, pero tampoco os creáis que hay mucha diferencia. El final, es la parte donde hay más acción y donde ocurren más cosas dignas de una película de miedo
No me gustaría ir a videoclub y encontrarme esta cinta en la sección de "terror", porque no me ha asustado en absoluto. Es más, me reí un montón con los chistes soeces y subidos de tono del muñeco. Además de película cómica (cosa "buena" que tienen todas las películas ochenteras, cuando se publican dan mucho miedo pero pasados los años pueden ser mejores comedias que las de Woody Allen), la marcaría como película paranormal/suspenso. 
Para ponerle la nota a la película, tendré que fijarme también en el impacto que causó el día de su estreno. Hace varios años de ello, y veo normal que asusten y sorprendan esos efectos especiales de tan mala calidad. También veo normal que la consideren un clásico, porque por esa época fue un auténtico "boom", la película que nadie se había esperado... eso se tiene que valorar, a pesar que para mí sea el clásico que nunca debió de ser clásico. 
En fin, ha sido una completa decepción. No me ha asustado, no me ha intrigado... pero me ha dejado con ganas de más. ¿Cómo es esto posible? Podéis llamarme masoquista, pero es una película que es tan, pero tan mala, que es buena. Que te mata la curiosidad por saber si su segunda parte es mejor, o sigue la misma línea. Que quieres volver a ver a ese muñeco barrio-bajero haciendo de las suyas, aunque no te lleves ningún sobre-salto. Porque las películas de Chucky, rozan la auto-parodia. Y reírse de uno mismo, está bien
Puntuación: 
. 5
Allá tú... 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada