La historia interminable - Michael Ende

Título: La historia interminable 
Título original: Die unendliche Geschichte  
Autor: Michael Ende 
Ilustrador: Roswitha Quadflieg
Traductor: Miguel Sáenz 
Editorial: Círculo de lectores 
ISBN: 84-226-1468-5
Número de páginas: 400
Resumen que nos da el libro: 
A cualquiera le puede ocurrir lo mismo que a Bastián: que entre en un libro y luego no pueda, o no quiera salir de él. Bastián es un muchacho soñador, para quien la vida cotidiana en general y el colegio en particular constituyen una serie continua de sinsabores. De los que se defiende a copia de imaginación, artículo de primera necesidad. Un buen día, los personajes de La historia interminable le piden ayuda. Y Bastián, que está leyendo el emocionante libro, irrumpe en la aventura, dispuesto a colaborar en la salvación del reino sin fronteras de Fantasia. Y echar una mano a Atreyu, el valeroso guerrero piel verde. Y a recorrer aquel mundo fabuloso, a lomos del dragón de la suerte. Y a codearse con silfos, gigantes comerrocas, espectros, tortugas, caballos voladores, brujas, magas y mil seres fantásticos. Y a correr los peligros que haya falta correr. 
Opinión personal:
La lectura de La historia interminable no ha sido como me había imaginado. Fue una lectura llena de altibajos, en ocasiones me encantaba y en ocasiones quería arrojar el libro por la ventana. Quería que este libro me gustara muchísimo, pero no ha sido así. Porque sí, me ha gustado, dejé el libro con una sonrisa en el rostro y lo recomendaría sin dudar, pero no lo volvería a leer más porque le encontré ciertos detalles que no me convencieron en absoluto. 
Creo que a estas alturas, no existe persona que no conozca el argumento de La historia interminable. Si bien no has leído la novela, estoy segura de que habrás visto las películas o la serie de dibujos animados. En el extremo caso de que no la conozcas (y que por lo consiguiente, hayas vivido debajo de una piedra todos estos años) aquí te va un pequeño resumen: 
Un niño de 10 años comienza a leer en una huardilla polvorienta una novela que le atrapa desde el principio. Este niño se llamaba Bastián Baltasar Bux, un chico que ama leer sobre todas las cosas y cuya vida en general es un círculo vicioso de sinsabores. Robó en una librería de ocasión La historia interminable y a partir de ahí, conoció al valiente personaje de Atreyu, al dragón blanco Fúgur y otras muchas criaturas que habitaban en el reino sin fronteras de Fantasia, además del gran problema que aterroriza allí a estas: la nada se está tragando al reino, lugares que antes estaban ahí (bosques, valles, montañas) desaparecen sin más. Por si fuera poco, la Emperatriz Infantil, que cuida del reino, está gravemente enferma. La única forma de curarla y salvar a su vez Fantasia, es encontrando a una criatura humana. De esta forma, Bastián irrumpe en la novela dispuesto a correr todos los peligros que haya que correr para recuperar la paz del reino. 
Se puede estar convencido de querer algo -quizá durante años-, si se sabe que el deseo es irrealizable. Pero si de pronto se encuentra uno ante la posibilidad de que ese deseo ideal se convierta en realidad, sólo se desea una cosa: no haberlo deseado.
La novela está narrada en tercera persona. Es un libro escrito a dos colores: el texto rojo, representa lo que le está ocurriendo a Bastián en el mundo de los humanos y el verde, lo que ocurre dentro de la novela. Cada capítulo está acompañado de una letra del abecedario y una ilustración relacionada con el mismo, dibujada por Roswitha Quadflieg. 
Ende escribe con una pluma poética, hermosa y cargada de florituras. Una auténtica delicia para la vista. La narración está cargada de palabras antiguas que ya no se usan, haciendo que la lectura sea más rica y bonita. Las descripciones que realiza son muy precisas, puedes imaginarte con exactitud todos los lugares descritos, los cuáles, son una auténtica maravilla (me encantó la ambientación del Desierto Goab). 
La historia es una pasada. Original, novedosa y muy bien estructurada. Me gustó muchísimo la idea de la nada que se va tragando todo lo que ve, además de la relación que une al mundo humano con Fantasia y el origen de este. No es una historia para niños pequeños, como acostumbra la gente a ver. No, no, no. Si bien es cierto que tiene algún que otro toque infantil, tiene un trasfondo y una trama muy bien hilada detrás de tanto ser fantástico que me costó comprender incluso a mí. Un come-come de cabeza increíble. También tiene unas frases y reflexiones hermosas cuanto menos, que te harán pensar. 
El autor nos mete en esta novela unas cantidades desmesuradas de seres imaginarios y sorprendentes, algunos de cosecha propia y otros que ya conocemos de sobra, pero siempre con un toque de originalidad. Brujas, magos, silfos, gnomos, centauros, duendes, gigantes comerocas, dragones de la suerte... Es un deleite conocerlos a todos. 
El final, si bien no es uno épico y memorable que recordaré siempre, es bastante bonito y se ajusta al resto de la novela. 
Y hasta aquí los puntos positivos. Son los suficientes como para recomendar la novela pero no los que me hacen falta para darle los cinco búhos. Porque los detalles que no me terminaron de convencer y que relataré ahora son los que me complicaron enormemente la lectura e hicieron que tardara en leerlo más de lo normal. 
Para empezar, está el hecho de que la novela es densa, no por la cantidad de páginas que tiene, sino porque el ritmo es lento. Las escenas de acción, pese a ser abundantes, se me hicieron demasiado pesadas, llegando al punto de aburrirme. Es un libro que me engancha y desengancha en un abrir y cerrar de ojos. 
La pluma del autor, aunque sea bonita y poética, me transmitió prácticamente nada. No podía sentir las emociones que él quería que sintiera, ni pena, ni dolor... Y es que, aunque el ritmo sea lento, hay ocasiones en las que todo se expone de forma precipitada, llegando al punto de tener que volver a leer la página para enterarte a la perfección de qué ha pasado. 
Todos los personajes me gustaron bastante, pero no sus reacciones o psicología (destacando la de Bastián, que me sacaba de quicio cada cinco segundos). Tenían reacciones que no se ajustaban a lo que ocurría en la novela y que pecaban de ser demasiado infantiles o fuera de lugar. 
En resumen: tengo sentimientos muy contradictorios hacia este libro. Creo que leeré más novelas del autor, para ver si consigo encontrar una obra que me gusté de verdad. 
La historia interminable es una novela donde ocurren muchísimas cosas y que hay que saber bien cuando coger. La recomiendo para todos aquellos que quieran leer un gran clásico, con una historia original, una ambientación perfecta y unos personajes (en su mayoría) maravillosos. 
Puntuación:
.5
Está bien, mola. 



13 comentarios:

  1. La película me gustó mucho y tenía pensado leer la novela en un futuro. Ahora tengo dudas porque soy muy lento con los libros y si encima es denso... Uf >_<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No te desanimes tan fácilmente! Si te llama la atención, ¡léelo! Puede que tengas una opinión muy distinta a la mía y te parezca una maravilla, no hay dos personas que opinen igual sobre una misma novela.
      Un saludo ^^

      Eliminar
  2. Tengo ganas de leerlo

    Un beso^^

    ResponderEliminar
  3. Hola.

    Yo empecé a leer el libro y no lo entendí muy bien, además de que como dices avanza muuuy lento, por eso decidí volver a leerlo, para entenderlo mejor, lástima que sea tan largo, y también que la edición no es tan bonita como la tuya (la mía no cambia de color, cambia de fuente) pero bueno que se le va hacer. Igual es una buena lectura, pero no es mi tipo de libro u.u

    Saludos, buena reseña.

    ResponderEliminar
  4. Quiero leer este libro, tiene muy buena pinta :D

    ResponderEliminar
  5. Siempre he querido leerlo! Me imaginaba que podría ser algo denso, asi que no me sorprende, aunque si me da cosa que no me guste... igual hay que leerlo para saber :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Tengo este libro desde tiempos pre-históricos en la estantería de mi madre, algún día le daré una oportunidad, creo que me hecha para atrás que nunca conseguí ver del tirón la película y si lo conseguí alguna vez no me acuerdo, pero no dudo en darle una oportunidad al libro más adelante ^^

    ResponderEliminar
  7. Para mi, este es uno de esos libros que todo el mundo debe leer una vez en su vida. Hysto ayer miraba el ejemplar que tengo en la estanteria (una versión que sacaron hace 'poco') y pensaba que cuando saque un rato me gustaria volver a leermelo.

    Gracias por la reseña ^^

    Un saludo

    Ilwën

    ResponderEliminar
  8. yo lo intente leer hace tiempo pero no pude xD no se porque pero me aburri! igual quiero volver a intentarlo

    ResponderEliminar
  9. Sé que algún día lo leeré, pero aún no he encontrado la edición perfecta jajaja
    Gracias por la reseña!
    Un besote
    Catalina

    ResponderEliminar
  10. Yo espero darle una oportunidad algún día x_x
    Besitos ¡tu blog es hermoso!

    ResponderEliminar
  11. Tengo este libro hace meses y meses en mi estantería. He leído tanto críticas positivas como negativas acerca de la historia y del tipo de narración. Port el momento tengo un montón de libros pendientes asique seguirá en la estantería...¡pero ganas no me faltan!

    ResponderEliminar
  12. Anónimo6/19/2014

    ....tu crítica no tiene fundamento! Qué Ende no transmite emociones? Todo el libro transmite sensaciones. La sensación al leer que tanto Karl Konrad Koreander y Bastian Baltasar Bux comparten triple inicial....lol! Se me pusieron los pelos como escarpias, la transformación de carácter y deseos de Bastian una vez nombra a la Emperatriz infantil. El viejo Errante, Igramul el Múltiple...el guiño de las letras verdes y el color de piel de Atreyu, cualquier niño que haya sentido la marginación, la humillación y el rechazo de sus compañeros, cualquier niño que se haya sentido realmente acomplejado y que sienta ser un fracaso para sus padres entendería a Bastian.... e infantil? Hablamos de Bastian! Un niño de diez años, es la imaginación de Bastian y nosotros somos espectadores de su aventura...no, no y no, es evidente que no has leído el libro como toca.

    ResponderEliminar