El signo de los cuatro - Sir Arthur Conan Doyle

El signo de los cuatro (The Sing of Four), de Sir Arthur Conan Doyle
Traducción de Esther Tusquets Guillén
Autoconclusivo, aunque pertenece a la serie de novelas de Sherlock Holmes
Editorial DeBolsillo
154 páginas
978-84-9989-891-9
Resumen que nos da el libro: Sherlock Holmes abandona su letargo gracias a una hermosa joven. Su nombre es Mary Morstan y cada año, desde la desaparición de su padre, recibe una reluciente perla. Holmes y Watson resolverán un misterio que comenzó en la lejana India, junto a tesoros inimaginables y una terrible traición.
Tras días y días sin trabajo alguno, caracterizados por el aburrimiento y el gran uso de la cocaína para mantener su mente despierta, Sherlock Holmes se pone en marcha gracias a la visita de una joven señorita llamada Mary Morstan. Cada año, desde la misteriosa desaparición de su padre, recibe una perla reluciente y hermosa, de parte de un anónimo que no da señal alguna de su identidad o paradero.
Sin embargo, ese no es el motivo de su consulta: su misterioso obsequiador, le ruega un encuentro. Holmes y Watson irán descubriendo poco a poco las piezas que entretejen este extraño puzle, que trae consigo una horrible traición y un tesoro de magnitudes inimaginables.

El crimen es vulgar, la existencia es vulgar, y ninguna cualidad salvo las vulgares tiene cabida en este mundo.
Continúo con mi repaso a las novelas del emblemático detective británico. Cualquier que me conozca un mínimo, o que haya visitado este blog más de una vez, es consciente de lo mucho que significa este personaje para mí, y por descontado, de la devoción que me inspiran todas y cada una de sus novelas. Comenté en entradas anteriores que iba a releerme la serie entera, y hacerme con las obra que aún no están en mis estanterías. Hace tiempo, os reseñé Estudio en escarlata [RESEÑA], y ahora os traigo mi opinión sobre el segundo libro protagonizado por el sabueso y su fiel compañero, el doctor Watson: El signo de los cuatro.
Es curioso cómo, a pesar de haber leído esta novela más de dos veces, siempre tengo lagunas sobre su argumento. La idea principal, la tengo bien clara, pero muchos son los detalles que se me escapan. Es por eso, y por lo increíblemente amena que se hace esta lectura, por lo que lo releo cada cierto tiempo. Desde mi punto de vista, esta segunda novela no le hace sombra alguna a la primera aparición del detective, pero de todas formas, merece mucho la pena.
Todos sabemos que los clásicos, o aquellos libros escritos por algún autor anterior al siglo XX, inspiran respeto. El motivo, no es otro que la narración, ya que antaño, esta se abordaba de forma muy distinta a la de hora, con la utilización de palabras mucho más complejas, descripciones largas y detalladas en exceso. Si teméis encontraros con esto en las novelas de Holmes, no os preocupéis: no lo hay. Ésta, junto con las demás obras de Doyle, cuentan con unas descripciones concisas y claras, un ritmo ágil y frenético y unos diálogos geniales. Consigue que te introduzcas en la historia con extrema facilidad, y que, una vez iniciada la lectura, no querrás soltarla hasta terminarte el libro.
Como de costumbre, he de halagar la astucia de Arthur Conan Doyle para crear misterios tan complejos en apariencia, y desenvolverlos de la forma más sencilla y limpia posible, que nos demuestra, una vez más, que el ser humano muy afrontar los misterios y enigmas más difíciles si está bien atento y se fija, sobretodo, en los pequeños detalles. Sobra decir que, todas y cada una de éstas deducciones están hiladas con precisión e inteligencia, y que al finalizar la obra, es imposible quedarse con alguna duda.

Sherlock Holmes (Basil Rathbone)
Pero si algo hay que destacar de estos libros, son sus personajes. Es aquí donde el autor verdaderamente se luce, tanto creando y desarrollando las personalidades de cada uno, como mimando sus intervenciones. Soy una de las tantas personas que le guardan un cariño especial al afable doctor Watson, y es por eso, por lo que recomiendo encarecidamente estos libros. En la mayoría de las adaptaciones, tanto literarias como cinematográficas que he visto de estos libros, su papel se traslada a un plano más que secundario. ¡Incluso hay obras que lo tachan de inútil para arriba! Pero, en las narraciones originales, tiene un protagonismo justo, y un papel mucho más activo, el cual es digno de destacar.
Podría ahorrarme la parte en la que hablo de Holmes, pero en esta ocasión, no lo haré. Veo necesario reforzar el punto más destacable de este personaje: su realismo. El autor refleja en él luces y sombras, como cualquier persona de a pie. Por mucho que nuestro sabueso sea un genio, tiene una soberbia y un ego insultantes. En ningún momento, Doyle pretende que nos caiga bien, no busca con desespero nuestra apreciación. Sherlock, es. Y Sherlock, es fantástico. Puede caerte bien, puedes desear tirarlo por un barranco e incluso, ambas opciones; pero no se puede negar que, como personaje, está perfectamente ideado.
Además de los principales, tenemos que destacar las siempre esperadas intervenciones de los irreguladores de Baker Street, un grupillo de niños callejeros que socorren a Holmes en muchas de sus investigaciones, al creído inspector Athelny Jones o a la adorable pero fuerte señorita Morstan.
El signo de los cuatro, como todas las obras de Doyle, constituye una lectura amena y frenética, cargada de diálogos ingeniosos, resoluciones sorprendentes y personajes brillante hasta el extremo. Un libro narrado a la perfección, ideal para cualquier lector.   
Al igual que todas las criaturas humanas, pasaban de la sombra a la luz, y regresaban de nuevo a las sombras.


¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!


{Mini-reseña} Mientras escribo - Stephen King

Mientras escribo (On Writting: A Memoir of the Craft), de Stephen King    
Plaza &Janés                                                                                           
230 páginas
9781400002184    
Resumen que nos da el libro: Pocas veces un libro sobre el oficio de escribir ha resultado tan clarificador, útil y revelador. Mientras escribo empieza el relato de la asombrosa infancia de Stephen King y su extraño y temprano interés por la escritura. Una serie de vívidos recuerdos de la adolescencia, de la universidad y de los años de lucha que lo llevaron a la culminación de su primera novela, Carrie, aportan al lector una amena y divertida perspectiva sobre la formación del escritor. A continuación, King describe las herramientas básicas del oficio y expone sus opiniones personales sobre el secreto de la escritura. Mientras escribo culmina con el conmovedor relato de cómo su necesidad de escribir lo estimuló para recuperarse de su casi fatal accidente en verano del 2000.
Si no tiene tiempo para leer, no tendrá tiempo o las herramientas necesarias para escribir.

Apuesto lo que queráis a que más de la mitad de la blogosfera, ha fantaseado en más de una ocasión con la idea de ver publicado algún proyecto suyo, ya sean poemas, una antología de relatos cortos, e incluso una novela. Yo también. Desde que tengo uso de razón, he soñado despierta con ser, en un futuro no muy lejano, escritora.
Sin embargo, por falta de medios, tiempo o ganas, jamás he participado en algún concurso, asistido a una conferencia o a un seminario sobre el oficio de escribir. Es una oportunidad que rara vez se me ha presentado, y por uno motivo u otro, jamás he podido experimentar. No creo que sean elementales, pero he de reconocer que tienen su utilidad, y hacen que te sientas menos pez en este gran mundillo que es la literatura. Huelga decir que, hasta la fecha, tampoco había leído ningún libro sobre ello, y no es que estos me llamasen excesivamente la atención. Tenía la idea de que un ensayo sobre el oficio de escribir, iba a asemejarse demasiado al manual de instrucciones de una lavadora. Temía aburrirme, o que los conceptos que se explicasen fuesen demasiado complejos, y debido a ello, que me desilusionara. No sé cómo serán los demás libros de esta temática, pero Mientras escribo, ha resultado ser un gran descubrimiento, además de una lectura altamente fructífera, que ha terminado convirtiéndose en una de las mejores lecturas del año.

Escribir es crearse un mundo propio. 
Me es extremadamente difícil hablaros sobre esta obra. No tengo las palabras suficientes para describir lo que me ha parecido, y además, dejarlo claro. Porque, si os gusta leer, pero no estáis interesados en ejercer el oficio de escritor en un futuro, no comprenderéis lo mucho que me ha marcado, y por descontado, no lo disfrutaréis tanto; eso sí, aunque no queráis ser autores en un futuro, u os guste leer pero estos aspectos "técnicos" no os apasionen, os entretendréis de todas formas, porque el libro, es muy, muy ameno. Ahora veréis por qué.
No soy una fan acérrima del señor King, pero reconozco que las dos únicas novelas que he leído de él Carrie [RESEÑA] y Misery [RESEÑA], me han fascinado. En esta ocasión, y aunque no nos narra una intensa historia de suspense protagonizada por enfermas psicóticas o adolescentes con poderes telecinéticos, lo ha vuelto a lograr. Y es que se ve de sobra que ama su trabajo, es algo que podemos palpar en cada palabra, en cada sílaba y en cada letra. Esta es una obra inteligente y lúcida, cargada de frescura, y más importante aún, sinceridad. Todos los puntos que trata están maravillosamente estructurados, y se desarrollan con total fluidez. Además, se explica de forma concisa, clara y para nada compleja, ilustrada, además, con  ejemplos para comprender mejor lo que nos quiere demostrar.
El libro está dividido en dos partes: en la primera, el autor nos habla de su temprano amor por la literatura, de cómo aprendió a escribir, su obsesión por las películas de terror antiguas, y algún que otro recuerdo de su infancia y adolescencia, incluso de su época universitaria, de cómo consiguió triunfar en el mundo editorial tras la publicación de la novela que le catapultaría a la fama, Carrie; la segunda, elocuente e intensa, responde a alguna de las dudas que todo joven proyecto de escritor se ha preguntado en algún momento de su vida, además de recoger una serie de consejos sobre cómo mejorar la narrativa y el estilo personal de cada uno.
Pero lo mejor, sin duda, es lo positiva que resulta, la cantidad de ánimos que te provoca. Hace que, segundos después de haberla leído, te pongas a escribir como un maniaco. Te invita a luchar, a seguir adelante con tus escritos, a mejorar poco a poco y a sentirte a gusto con el contenido que creas. Sublime.

Escribir es mágico; es, en la misma medida que cualquier arte de creación, el agua de la vida. El agua es gratis. Conque bebe.
Bebe y sacia tu sed.

Mientras escribo es un libro digno de cualquier halago. Inspiradora, inteligente, y perfectamente estructurada, esta obra de Stephen King es una conferencia maravillosamente llevada al papel, la cual nos anima de lleno a introducirnos en el mundo literario.


¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso, y hasta la próxima!

El pequeño ladrón de sombras - Marc Levy

El pequeño ladrón de sombras (Le voleur d' ombres), de Marc Levy
Traducción de Isabel González-Gallarza
Autoconclusivo
Editorial Planeta, sello Booket
978-84-08-12736-9
249 páginas
Resumen que nos da el libro: Marc Levy recupera la magia de sus primeros libros con una novela original, divertida y sorprendente sobre la vida de un hombre que tiene un don muy especial. A través de sus sueños de niño, sus heridas, sus encuentros y sus decisiones iremos descubrimiento que lo que una vez soñamos no nos abandona jamás. Una novela para volver a despertar nuestra infancia y nuestra imaginación, para los adultos que siguen siendo un poco niños, y para todos los demás.
¿Dónde te espera la felicidad? Una novela que nos invita a vivir nuestros sueños en lugar de soñar nuestra vida.
El pequeño ladrón de sombras nos cuenta la historia de un niño -en ningún momento se menciona su nombre- con un don muy especial: puede robar sombras. Sí, sombras. Con solo pisarlas, se las lleva puestas, e incluso puede hablar con ellas y descubrir así los secretos o miedos más íntimos de la persona a la que ha "atracado". Este extraño poder, además de acarrearle algún que otro malentendido, le servirá para encontrar esa pequeña luz, ese instante de felicidad que cada uno de nosotros necesita, y entregárselo así a sus "víctimas", con la esperanza de mejorar su día a día.
Me parece que estoy harto de tanto «quizá».
 
Me había encontrado con esta obra en innumerables ocasiones. No exagero ni un ápice si os digo que, en ocho de cada diez librerías, tenían un ejemplar de la novela bien a la vista.  Sin embargo, y aunque su peculiar título me intrigaba sobremanera, no me animaba a darle una oportunidad, debido a las pocas reseñas que había leído sobre ella. Pero, un día, pude al fin disfrutar de este interesante libro gracias a un inesperado regalo de cumpleaños, y, como en un principio pensé que sería, las páginas volaron ante mis ojos.
La novela está dividida en dos partes, y estas, a su vez, fraccionadas en capítulos. En la primera de estas divisiones, se nos presenta a un niño de no más de diez años, y nos habla de cómo descubre su poder y qué decide hacer con él; en la segunda, tenemos a ese mismo niño, años después, a punto de finalizar la carrera de Medicina.
Marc Levy nos exhibe con una prosa sencilla un relato entretenido y cautivador, aunque mejorable en ciertos aspectos referentes al desarrollo de la trama, y de los cuales hablaré posteriormente. La narración es amena en extremo, y es un acierto considerable el hecho de que nuestro ladrón de sombras, sea el narrador de la historia, ya que de esta forma, se nos hace más fácil empatizar con él y comprender mejor sus sentimientos hacía los demás personajes y las relaciones que entabla con ellos. Sin embargo, y como la pluma de Levy no se me ha antojado para nada destacable, sólo ligera y llevadera, y como opino que podría haberse pulido más y ofrecernos descripciones más detalladas, no se ha llevado la máxima puntuación.
Marc Levy.
El argumento se desenvuelve de forma vertiginosa, quizá demasiado rápido, haciendo que acontecimientos de la vida del protagonista, surjan irreales o lejanos, poco creíbles; es el caso, por ejemplo, de la relación que se forma entre él y Cléa, una niña sordomuda que tendrá mucha importancia a lo largo de toda la obra. La segunda parte, se desarrolla de forma más precipitada incluso, haciendo que sea fácil perderse, debido a que suceden muchísimas cosas, en un período muy limitado de tiempo.
A mi juicio, hubiese sido preferible perfilar con más lujo de detalles las personalidades de cada uno de nuestros personajes; aun así, estos no han llegado a desagradarme en ningún momento, y creo que a vosotros, tampoco. Además del ladrón, tenemos la presencia de Luc, su mejor amigo de la infancia, hijo de una humilde familia de panaderos y con un talento especial para la cocina. Yves será una de las personas más importantes para el protagonista, un adorable y sabio conserje que se ganó mi simpatía en cuestión de décimas de segundo. Su madre, Sophie o Cléa, e incluso las propias sombras que interactúan con el personaje principal, constituyen gran parte de los personajes secundarios, los cuales, a pesar de no conocerlos excesivamente, son necesarios para el curso de la historia.
Sin embargo, y a pesar de sus fallos, ésta ha sido una historia con la que he disfrutado en grandes cantidades, gracias a su ternura, emotividad y esos dulces mensajes que contiene, los cuales nos animan a perseguir nuestros sueños, y no darnos nunca por vencidos.
En definitiva, El pequeño ladrón de sombras es una peculiar novela cuya única pega, recae en el desarrollo de la misma y la pluma del autor que,  aunque es amena y fresca, no ha sabido llenarme por completo. Una lectura original y ligera, el acompañante perfecto para un fin de semana de dedicado al descanso.

¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!
 

{Mini-reseña} Carrie - Stephen King

Carrie, de Stephen King
Autoconclusivo
Plaza & Janés
283 páginas
Resumen que nos da el libro: El escalofriante caso de una joven de apariencia insignificante que se transformó en un ser de poderes anormales, sembrando el terror en la ciudad. Con pulso mágico para mantener la tensión a lo largo de todo el libro, Stephen King narra la atormentada adolescencia de Carrie, y nos envuelve en una atmósfera sobrecogedora cuando la muchacha realiza una serie de descubrimientos hasta llegar al terrible momento de la venganza.


En esta ocasión King nos sorprende con una brillante dosis de realismo, introduciéndonos en la mente de Carrietta White, una adolescente no muy agraciada que sufre los constantes acosos de sus compañeras de clase a causa de su recatado aspecto y su creencias. Las cosas en casa, son aún peores si cabe: su madre es una extrema fanática religiosa que interpresa la Biblia a su manera, la cual hace pagar a Carrie por sus "pecados". Sin embargo, nuestra protagonista posee un don. Un poder de una naturaleza tan fascinante como aterradora, el cual es desconocido por las personas de su entorno; un poder que podría sembrar el horror y el pánico en el pequeño pueblo de Maine si vuelve a ser invocado.


El año pasado caté por primera vez la formidable pluma del autor norteamericano Stephen King con Misery [RESEÑA], novela en la que el conocido escritor Paul Sheldon debía sobrevivir a una peligrosa y desquiciada fan. El libro en sí constituyó un gran descubrimiento, y disfruté tanto de él -y de su increíble adaptación cinematográfica-, que me propuse leer más obras del señor King. De entre todas las opciones probables, terminé decantándome por Carrie, uno de los primeros libros que escribió y el que consiguió catapultarle a la fama. Mi tía tenía un ejemplar por casa, y como no dudó en prestármelo, facilitó la lectura de este increíble libro, el cual os recomiendo encarecidamente desde este humilde blog.
Había tenido contacto anteriormente con la película de 1976, y me esperaba una cosa distinta a la que encontré entre las páginas de esta novela. Ojo, no digo que el filme sea malo, o poco fiel a la obra. La verdad es que, aunque cuenta con unos escasos cambios, opino fervientemente que la esencia del libro se ve reflejada en él de forma fiel. Pero quizá, me esperaba una historia más superficial. Y no lo ha sido en absoluto.
Película 1976
Adoro la forma de narrar que tiene Stephen King. Es directa, ágil y amena, carente de florituras o cualquier relleno innecesario que nos permita ir al grano. El autor tiene muy claro a lo que va, pasa de perder el tiempo y de hacérnoslo perder a nosotros en minucias sin importancia. Y lo más curioso, es que la estructura, no es nada del otro mundo, y menos en esta primera novela, donde todavía quedan unos cuantos detalles por pulir. Y sin embargo, cuenta con una capacidad emotiva apabullante, y la profundización y psicología de todos los personajes, es magistral. Por si fuera poco, King te cuenta la historia de forma tan real y cercana, que puedes olvidarte perfectamente de que estás leyendo un libro. Y para mí, eso es lo más mágico de la literatura.
Tanto esta como la anterior novela que leí del autor, son escalofriantes. Pero no por los elementos terroríficos que podemos hallar en ellas, que también. Si no por las tramas tan realistas que escoge, por los personajes tan bien construidos que desarrolla. Porque gracias a su narración, me he visto en las carnes de la mismísima Carrie White, y he llegado a sentir el dolor de todas y cada una de las sucias ofensas de sus compañeras; es más, incluso pude comprender, aunque solo fuese por unos instantes, los pensamientos tan crueles y retorcidos de estas abusonas, además de la motivación que las impulsaba a tratar mal a la pobre muchacha. 
Un punto a favor de la obra, es que se encuentra dividida en tres partes, y cada una de ellas, está centrada en el punto de vista de un personaje distinto, ofreciéndonos comprender la historia desde varias perspectivas. Además, se van intercalando a lo largo de todo el libro recortes de periódicos o partes de entrevistas para situarnos mejor en la historia. Estos, desde un principio, te cuentan qué va ocurrir a continuación, y desde la primera página, sabes cómo va a terminar. Pero aún así, la novela logra impresionarte. Porque conoces el desenlace, pero te va contando cómo se ha llegado hasta allí, y cuales han sido los elementos que condicionaron la gran desgracia del pueblo de Maine.
Por consiguiente, Carrie es una novela interesante y amena, narrada de una forma exquisita y emotiva, cuyo detalle más destacable, es la increíble profundización y la elaborada psicología de todos y cada uno de sus personajes, en especial, de la joven señorita White. Este es el primer libro que publicó King, y el que le catapultó a la fama. Después de haberlo leído y disfrutado, lo único que puedo añadir, es un alto y fuerte: ¡no me extraña!


¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!


Última llamada - Tim Bowler

Última llamada (Frozen Fire), de Tim Bowler
Autoconclusivo
Ediciones B
318 páginas
9788466623599
Resumen que nos da el libro: Una llamada telefónica rompe el silencio de una habitación... Dusty, sorprendida, decide no contestar, pero al final puede más la curiosidad: un muchacho le confiesa que se está muriendo y que necesita hablar con alguien. Dusty no sabe qué hacer, pero se deja llevar por el juego: las preguntas irán derivando en extrañas respuestas, y es que su confidente sabe demasiadas cosas sobre la vida de la jovenes y, lo que es más inquietante, sobre la misteriosa desaparición de Josh, su hermano. Si quiere desvelar la verdad, Dusty deberá dar con el paradero del muchacho pero, ¿cómo encontrar a alguien si no sabes quién es ni dónde está?

 
Lo que al principio iba a ser una velada calmada y solitaria en la tranquilidad de su hogar, terminará siendo el inicio de una intensa persecución en busca de la verdad. Pocos minutos antes de la medianoche, Dutsy recibe una perturbadora llamada de un muchacho, el cual le explica que está a punto de morir y necesita a alguien para conversar. Sin embargo, y aunque la llamada resulte surrealista e incluso aterradora, Dutsy se niega a colgar: ese extraño parece conocer mucha información sobre ella, y más importante aún, sobre la desaparición de su hermano mayor Josh, el cual les dejó hace dos años sin dar explicación.

  
Última llamada, es un libro juvenil de misterio y suspenso escrito por el autor británico Tim Bowler, y galardonado con uno de los premios más relevantes del género: el Carnegie Medal. Lo descubrí en una de mis visitas a la biblioteca, y cautivada por su sinopsis e intrigada por su portada, decidí rescatar su destrozado ejemplar, creyendo que entre sus páginas, hallaría una historia adictiva y atrapante. Siendo franca, reconozco que no ha sido una mala lectura, aunque tiene muchísimos detalles que no han terminado de convencerme, y más si tenemos en cuenta que si estos
se hubiesen pulido y trabajo más, no cesaría de recomendaros esta obra.
La narración es sencilla y amena, pero peca de resultar demasiado repetitiva en ocasiones. Sin embargo, no por ello desentona con el trema del que nos habla el libro, ni le resta credibilidad o intriga. Predomina el diálogo, haciendo que la obra se lea y disfrute a una velocidad vertiginosa. He de resaltar que, algunas intervenciones, andan un poco cogidas con pinzas, pero que a rasgos generales, terminan siendo nimiedades que poco afectan a la trama. En lo referente a la ambientación, tenemos descripciones claras y concisas, que nos permiten imaginar con total claridad esos paisajes nevados y solitarios en los que se desarrolla la historia.
Si de algo puede alardear esta novela, es de poseer un ritmo regular y frenético, con el que es imposible aburrirse. En mi caso, lo finalicé en menos de tres días, gracias a lo sumamente interesante que se vuelve con cada página. Los constantes enigmas que el autor va proponiendo, no hacían más que engancharme, e impedir que hiciese cualquier otra cosa que no fuese leer. Normalmente, o por lo menos, en mi caso, con un libro juvenil de esta temática, suelo olerme lo que va a ocurrir a continuación. Y con esta novela, no ha sido así en ningún momento.
Pero, aunque esto último pueda parecer fantástico, te ruego que te calmes. Olvídate de dar saltos de alegría y chillar que al fin, has encontrado una obra para jóvenes poco predecible. Porque, justo ahí, recae su mayor fallo. Como la gran mayoría de lectores, detesto los finales abiertos. De vez en cuando, una puede hacer una excepción en el caso de que gran parte del misterio, tenga resolución y ésta, sea convincente. Pero por lo general, me hacen menos gracia que mi abuela preguntándome cómo se usa Internet. Y en este caso, aún menos.

Sólo conozco el ahora. Y el ahora es doloroso.
 

Desde mi más humilde opinión, esta novela tenía mucho, mucho potencial. Quizá no para ser la mejor del género. Pero sí para ser mucho más reconocida y adorada por la crítica popular. Pero el autor, no da explicaciones. No me gusta poner en duda el trabajo de los demás; pero me dio la sensación de que esas últimas páginas, no estaban trabajadas. ¿Cómo diablos no va a ser un libro impredecible,  si las dudas que se plantean no tienen solución alguna? Todos esos enigmas que en un principio se me antojaron increíbles muestras de originalidad e ingenio, terminaron siendo poco más que un gancho para seguir leyendo, el cual parecía no tener nunca fin. Y reitero: no lo tiene. Llegas al desenlace, y te quedas igual o incluso más descolocado que después de leer el primer capítulo.
DeviantArt
Y es fastidioso. Porque la idea, que en un principio puede resultar poco original, resultaba ser imaginativa, fresca e inteligente. La historia era buena y sus personajes, podrían haber tenido mucha más fuerza y presencia. El ritmo no fallaba en absoluto. Al margen de las pocas carencias en la pluma de su autor, la obra sería una maravilla. Y sin embargo, por no haber aportado los datos suficientes, a terminado siendo un libro que, al menos en mi caso, ha pasado sin pena ni gloria ante mis ojos. Una lástima.
Mas, lo que para mí sí fue un sacrilegio, es lo poco creíble que se me hacía el personaje del chico misterioso, del cual no se desvela el nombre durante toda la novela. Seguro que vosotros, en más de una ocasión, os habéis quejado de la poca importancia que se le da a un secundario dentro de una novela, y no me refiero únicamente a la duración de sus apariciones o diálogos, sino en su desarrollo y profundización. Eso mismo me ha pasado a mí con el joven. Hubiese dado muchísimo juego sin Tim hubiese empleado más tiempo en construirlo, darle una historia creíble. Nunca llegas a comprender por qué hace lo que hace, y qué motivación tiene para ayudar a nuestra protagonista. Eso sí, nos obsequia con reflexiones curiosas cuanto menos. Pero eso, no es, ni de lejos, suficiente.
Algo que sí hay que reconocer, es que la protagonista, Dutsy, es lo mejor que vais a encontrar dentro del libro, el cual está narrado en tercera persona centrándose en su punto de vista. Se ganó mi simpatía rápidamente, ya que a pesar de ser una quinceañera y que en más de una ocasión logró sacarme de mis casillas, no es como las típicas protagonistas adolescentes que nos encontramos hoy día: sus acciones se ven perfectamente justificadas y su psicología está cargada de coherencia. Pero, lo más destacable es, sin duda alguna que... ¡NO tiene las hormonas a tope de power! ¡ALELUYA HERMANO, ALELUYA! 
No me malinterpretéis. A veces me divierto leyendo los problemas tan clichés e irrelevantes de las jovencitas que se creen orcos pero en realidad son versiones adolescentes de Kate Moss. Pero, de vez en cuando se agradece encontrar una protagonista poco interesada en los chicos y cuyo aspecto le dé bastante igual, ¿no?
Última llamada es, en definitiva, una historia que podría haber sido muchísimo más. A pesar de contar con una ambientación atrapante , una historia con potencial y una elocuente protagonista que se sale de los cánones juveniles, las respuestas que el autor expone al finalizar su obra son inexistentes, y te dejan más que desconcertado. Ideal para pasar un rato entretenido, pero por desgracia, poco más.
 
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un beso fuerte y hasta la próxima!

Hablemos de películas I

Sabía que tenía una cantidad abusiva de entradas pendientes, así que decidí hacer un recuento de las más. Y. OH. DIOS. MÍO. Poco me faltó para caerme de la silla por la impresión. Treinta y dos. ¡Treinta y dos! Así que, tendré que fastidiarme y recurrir a esas típicos post concisos y sencillos, donde das tu opinión de varios temas de forma superficial, centrándote únicamente en puntos muy concretos que te resulten destacables, para que así, tu cabeza no explote. ¡Empecemos!


Hablemos de películas
 
Divergente (2014)
Dirección: Neil Burger
Guión: Evan Daugherty, Vanessa Taylor
Duración: 139 minutos
Basada en la novela con el mismo nombre, escrita por Veronica Roth
Siendo buena el libro de la señorita Roth, digo que me desagradó. Muchísimo. Así que, no os interesará saber lo que puedo decir del libro a mala leche. Sin embargo, con la película no ha sido así ni de lejos, aunque no deja de ser una filme más. Entretenido y emocionante, sí. Pero para mí no ha supuesto nada nuevo.
Considero que, al igual que la obra en la que está basada, tiene ciertos fallos en lo referente a la argumentación y construcción de la particular sociedad distópica, pero, aun así, he disfrutado mucho con la película, con su impecable fotografía y su acción desbordante, capaz de mantenerte l a mar de intrigado en la butaca del cine.
No me meteré en si ha sido una adaptación buena o mala, ya que no llegué a terminar la novela. De todas formas y hasta donde yo había leído, reconozco que han hecho varios cambios, pero ninguno de ellos me resultó excesivamente relevante. Pero claro, los fans de la trilogía, podrán juzgar esto más que yo.
3/5 
 
Frozen: El reino de hielo (2013)
Dirección: Chris Buck, Jennifer Lee
Guión: Jennifer Lee
Duración: 98 minutos
He aquí la decepción del año. Me gusta mucho las películas de animación, pero desde hace meses, he perdido el entusiasmo en ellas, y no os sabría explicar por qué. Así que, cuando pude ver la película, pensé que me haría revivir mi amor por las películas de dibujos. Y aunque ha estado entretenida, y no me ha disgustado, me espera mucho más.
La animación y la banda sonora son una pasada, la historia, aunque dista mucho de ser de los mejores de Disney, está muy bien. Pero, hay detalles que me chirrían.
La película ideal para pasar un entretenido rato en familia, pero a mi juicio, muy sobrevalorada.
 
 3/5
 
 
Jennifer's Body (2009)
Dirección: Karyn Kusama
Guión: Diablo Cody
Duración: 107 minutos
Aunque sea una anécdota insustancial, lo absurdo de la misma me obliga a comentárosla. Resulta que esta cinta la encontré en su día viendo la televisión con mi madre, y después de que ella me advirtiera que era horrible, me quedé a verla. No contenta con ello, sí, me di cuenta de que era horrible. Pero no concebí la idea de cambiar de canal. Todo me parecía tan falso, bizarro y estúpido, que tenía ganas de saber cómo terminaba, aunque me estuviese poniendo enferma. Viva la lógica.
Lo único que vais a encontrar en esta película, es a Megan Fox haciendo gala de su apellido. Y ojo, no lo digo para faltar al respeto a la mujer, que aunque no sea santo de mi devoción, nada me ha hecho. Pero es que su "papel", por llamarlo de alguna forma, se limita a eso. La trama no existe, es una excusa para vendernos el cuerpo de una codiciada actriz. ¿Os suena de algo? Las demás interpretaciones, además de no destacar mucho, son la mar de sosas. 
Y, como último, mencionar que todavía, no sé a qué género pertenece. En un principio, me planteé que era un intento muy poco logrado, eso sí, de película de terror. Pero tras sorprenderme con algunos golpes que procuraban ser cómicos y que se cachondeaban del propio film y muchos otros del género, me recordó a una película parodia.
El día que comprenda qué he visto, temblará el mundo.
 
1/5
Duda razonable (2014)
Dirección: Peter Howitt
Guión: Peter A Dowling
Duración: 91 minutos
La verdad es que la única queja que tengo sobre esta película, recae en el ritmo, que en ocasiones, se hace un tanto pesado. Sin embargo, y aunque tanto la fotografía como la banda sonora me han parecido sublimes, y las actuaciones geniales, sobretodo las de Dominic Cooper y Samuel L. Jackson, que ya han demostrado en más de una ocasión la química que ambos tienen en pantalla, no me parece una película destacable dentro del género, y tampoco que aporte nada nuevo al mismo. Está bien para pasar el rato y entretenerse, tiene una trama interesante que, aunque a veces se haga repetitiva, consigue mantener al espectador en tensión.
 
 3/5 
 

Los muertos del hambre (2013)
Directores: Jason Friedberg, Aaron Seltzer
Guión: Jason Friedberg, Aaron Seltzer
Duración: 83 minutos
Si hay alguien en la sala que haya visto esta película pensando que será buena, no solo tiene el sentido de la intuición atrofiado, sino que también, se habrá llevado una tremenda decepción. 
Desde un principio, sabía que no me iba a dar más. Estos directores, suelen hacer unas películas que me repelen, y que aún así, quizá por masoquismo vete tú a saber, veo. Ésta no iba a ser una excepción, y menos siendo una parodia de una saga tan conocida como LJDH. Y... ¿Qué os puedo decir? Como me esperaba, ha sido un filme horrible.
Los efectos especiales y demás aspectos visuales de la película, son extremadamente malos, casi tanto, como las interpretaciones. Este dúo se basa, sobretodo, es referenciar la cultura popular de nuestra época con pequeños gags, pero éstos, son lanzados a la mínima con poca coherencia y sentido del humor, haciendo que, más que reír, te entren ganas de llorar.
Como punto positivo, mencionar que está bien para pasar el rato, pero que terminas la mar de indignado, aún cuando te esperabas nada de ella.
 
1/5

Y hasta aquí. Como veis, no es mi mes en cuanto a películas. Sí bien es cierto que consiguen entretenerme, no he encontrado ninguna destacable en exceso, ningún filme que me haya llegado a la patata. Así que, os llamo a vosotros, cinéfilos empedernidos:

¿Qué películas me recomendáis para quedar completa y enteramente enamorada del cine?
¡Un beso y hasta la próxima!