Erebos - Ursula Poznanski

Erebos, de U. Poznanski
Traducción de Abdiel Macías Arvizu
Autoconclusivo
Editorial Alfaguara
978-84-204-0760-9
500 páginas
Resumen que nos da el libro: En un instituto de Londres circula un misterioso juego informático llamado Erebos. Copias piratas pasan secretamente de un alumno a otro provocando una fuerte adicción entre los estudiantes. Las reglas son muy estrictas: debes jugar siempre solo, tienes una única  oportunidad y no puedes hablar con nadie sobre ello. Quien no las cumple o no termina una misión se queda fuera y no puede volver a intentarlo.
Solo hay un pequeño inconveniente: Erebos es mucho más que un simple juego informático y las misiones que exige no deben ser realizadas en ese escenario sino en la vida real. El límite entre la realidad  y el mundo virtual empieza a desaparecer peligrosamente… 


Pocas novelas juveniles cuentan con un argumento tan peculiar e interesante como Erebos. Uno, después de leer su intrigante sinopsis y su prometedor prólogo, espera encontrarse delante de un libro original, novedoso y, ¿por qué no decirlo? Aterrador. Tras leer la tétrica y oscura introducción, uno cree que se hallará ante una historia con una carga psicológica importante, donde las emociones están a flor de piel. Pero, cuando uno lee un poco más, se da cuenta de que eso, es pedir demasiado.
Erebos es una de esas novelas que posee todos los ingredientes para gustar, pero cuya autora no ha sabido combinarlos correctamente: todo el potencial de la idea base va perdiendo fuerza poco a poco, haciendo de éste un libro que, si bien resulta entretenido, es más que prescindible.
Narrado en tercera persona, la sencilla y ágil pluma de Ursula Poznanski nos sitúa en un instituto londinense, donde los alumnos se pasan a escondidas copias pirata de un videojuego, que parece crear una gran adicción entre sus usuarios. Pero esto, no es lo más particular del caso: cuando Nick intenta preguntar de qué se trata el juego, no hace más que recibir negativas. Nadie puede hablar del tema. No se habla de Erebos fuera de Erebos. No está permitido.
Sin embargo, más pronto que tarde, se hará con una copia, y se sumergirá en ese mágico juego de rol, que, desde el minuto cero, le encandila gracias a su magnífica historia y sus muy logrados gráficos; pero no todo es tan bueno como parece. Las misiones de Erebos, no se parecen a la de ningún otro videojuego: éstas han de ser realizadas en el mundo real. Si esto no fuera ya demasiado inquietante, estos encargos se vuelven cada vez más aterradores. El Mensajero tan pronto puede mandarte recoger un paquete en la acera de enfrente como hacer una amenaza telefónica o meter sospechosas pastillas en el café de tu profeso de Química.

Yo le retiro mi beneplácito a la realidad. Yo le niego mi colaboración. Yo me entrego a las tentaciones de los que aspiran a algo que está más allá de este mundo y me lanzo con todo el corazón a la infinidad de lo irreal.

Como podéis ver, la trama es bastante original. Si bien es cierto que existen un montón de libros y películas que se centran en la adicción de los adolescente a Internet, no es tema que abunde en exceso, por lo que siempre resulta refrescante. Pero, y lo mejor de todo, no es la trama en sí, sino la idea de ver día a día cómo avanza la obsesión de Nick, cómo le afecta el videojuego. La forma en la que se olvida del resto del universo para centrarse en ese nuevo mundo, los días en vela que pasa únicamente para conseguir subir de nivel, o lo mucho que le repatea no poder jugar durante todo el día. Poco a poco, la autora nos va introduciendo con gran destreza en una mente perturbada, a la que Erebos ha cegado por completo. Uno pasa las páginas con creciente inquietud, preguntándose qué ocurrirá ahora, y deseando que Nick sea capaz de entrar en razón.  
Pero, entonces, ¿cuál es el fallo de Erebos? Fácil: si bien es cierto que la autora plasma a las mil maravillas la adicción del protagonista, no terminamos de entender a qué se debe. Uno no comprende porque todos los que juegan terminan siendo zombies descerebrados capaces de todo con tal de defender el honor de su videojuego. La autora debería haber dado una explicación al respecto, debería haber arrojado luces en el asunto.
El segundo fallo, y el más importante, es la resolución del gran misterio. Llegados a la mitad, uno se espera un final de impacto, sorprendente. Se espera encontrar tras Erebos un fin maligno y cruel, y no ese desenlace tan pobre y poco creíble. Es de los peores finales que he leído jamás, y no solo por el desenlace en sí, sino por la forma precipitada en la que se desarrolla. Si ya era difícil hacer que dicho broche quedara bien, imaginaos cómo termina siendo si te lo expresan de manera frenética y atropellada. Y es una lástima, porque la historia podría haber dado para mucho. Tanta expectación, tantas ganas de querer conocer el gran misterio, para nada. 

Hubiera preferido ser creador y me alegraría por mi creación, me gustaría cuidarla, compartirla con los demás. Pero a partir de la destrucción también brotan aspectos interesantes. Su atractivo radica en que es su última parada. 

Entre los puntos positivos -también hay, no os preocupéis- está el hecho de que Poznanski sabe qué darle al lector para mantenerlo entretenido. Cada capítulo está marcado por intriga y misterio y, cuando no, por acción trepidante muy bien llevada. No soy muy fan de las escenas de mamporros, lo sabéis todos; pero no me ha molestado especialmente ver cómo Sarius -nombre de Nick en el juego- luchaba contra elfos oscuros o le partía la cara a algún que otro orco. 
Y ya que hablamos de Sarius... ¿no os parece curioso que le haya llegado a conocer más a él que al propio Nick? A través de Erebos, podía conocerle un poco más, pero tampoco os creáis que tanto. No presenta una psicología demasiado compleja ni profundizamos en ella, y por eso mismo, no ha terminado de convencerme. Pero no sólo con él: la mayoría de personajes han pasado sin pena ni gloria. A excepción de Victor, un amante de las nuevas tecnologías que dará mucho juego, ninguno ha llegado a gustarme especialmente. Los he visto a todos muy planos y muy estereotipados.  
Ursula Poznanski, a pesar de poseer un don para transmitirnos angustia y desesperación, no lo posee para crear diálogos verosímiles. Aunque algunos de ellos sí me resultaban creíbles, otros tanto me parecían muy forzados; en cuanto a la narración, el único inconveniente que tengo, que no sé si es culpa de la autora o el traductor, es la repetición de determinadas palabras y expresiones más raras que un perro verde. Por lo demás, tenemos una prosa sin floritura, concisa y muy directa. 


Porque la oscuridad está repleta de trampas y abismos. De algunos, uno no sale sano y salvo. Otros te devoran para siempre.

En definitiva, Erebos es una obra original e interesante, pero que, a pesar de lograr enganchar al lector desde el minuto cero y transmitirle la angustia y desesperación que sienten nuestros protagonistas, posee unos personajes planos y  un final ridículo a más no poder. ¿Veredicto? Leedlo si os llama, que entretenido es un rato largo; sino, no os preocupéis, que tampoco os perdéis mucho. 



¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!
 


11 comentarios:

  1. Este no me llama nada. Gracias por tu reseña.
    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Hace bastante tiempo que conozco este libro y a pesar de que me llama la atención... Como que no me dan demasiadas ganas de leerlo.
    ¡Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  3. Pues a priori parece un libro interesantísimo, porque la sinopsis promete mucho. Una pena que este desaprovechado, podría haber sido una gran novela. Me apunto igualmente la recomendación porque ya te digo que la sinopsis es genial.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. En su momento cuando salio me llamaba mucho la atencion y no pude leerlo.
    Aun asi si puedo en algun momento quiero darle su oportunidad :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola! No lo conocía pero por la sinopsis parece muy interesante y desgraciadamente tampoco es tan ciencia-ficción. Me lo apunto para leerlo ;) Gracias por el descubrimiento, un beso!

    ResponderEliminar
  6. Hola guapísima!!

    Yo lo tengo pendiente, y teniendo en cuenta lo que dices, creo que voy a bajar un poco mis expectativas con respecto a él, porque eso de que el final sea flojo y que la autora no sepa combinar bien todos los elementos con los que cuenta me echa un poco para atrás, pero bueno, a ver qué me parece a mi =P

    Muchos besitos!! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como digo, sí es cierto que la autora no sabe sacarle el máximo partido a la trama -y que la resolución es un poco triste-, pero en contraposición, tiene una prosa que te hace palpar esa adicción descontrolada que sienten hacia Erebos, lo cual le añade una importante dosis de realismo.
      En fin, espero que a ti te guste más que a mí. Estaré esperando tu reseña :3
      Un beso ♥

      Eliminar
  7. Hola :)
    Por la sinopsis, me recuerda ligeramente al argumento de un manga, cuyo nombre ya ni recuerdo. Por el momento no tengo tanto interés por algo de este género.
    Besos, gracias por la reseña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora ando yo con curiosidad por saber a qué manga te recordó x'D No sé si te pareció una obra buena o mala, pero a mí el argumento sí que me resulta interesante.
      Gracias por pasarte, ¡un besazo! ♥

      Eliminar
  8. Hola!
    Hace rato había visto Erebos, pero no me llama particularmente la atención, y leyendo tu reseña creo que por ahora paso de el, aun si tiene una trama original.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    ¡Vaya! A mí este libro me tiene buena pinta. Puede que lo lea.
    Buenísima reseña.
    Besos.

    ResponderEliminar