Christine - Stephen King

ChristineChristine, de Stephen King
Traducción de Adolfo Martin
Autoconclusivo
Editorial Plaza & Janés
84-01-49889-9
573 páginas
Resumen que nos da el libro: La oscura fuerza de esta novela de Stephen King es un Plymouth de 1958 llamado Christine. Un superviviente de un tiempo en el que la gasolina era barata y los cuentakilómetros se calibraban para señalar más de 200Km/h; una época, en la que el rock and roll dominaba Estados Unidos. Arnie Cunningham está determinado a conseguir Christine a cualquier precio. Mientras trabaja en la casi desesperanzada tarea de restaurarlo, el coche de muestra de una terrible vida propia. ¿O es sólo imaginación? Dennis sigue creyéndolo así, pero la gente muere en las oscuras calles y avenidas de Libertyville. Y llega el momento en que Dennis ya no niega la aterradora verdad: Christine está viva...
RESEÑA MÁS LARGA QUE UN DÍA SIN PAN EN TRES, DOS, UNO...

Podría decirse que ésta es la historia de un triángulo de amantes, Arnie Cunningham, Leigh Cabot y, naturalmente, Christine. Pero quede claro que fue Christine quien primero estuvo allí. 

Arnie Cunningham es un enclenque, un pelele sin voz ni voto, un cobarde  con grandes dificultades para relacionarse con los demás, objeto de burla de sus compañeros de instituto debido a sus enormes y gruesas gafas, su desgarbado aspecto y su horripilante acné. De no ser por Dennis Guilder, su viejo –y único- amigo de la infancia, hubieran acabado con Arnie mucho  tiempo atrás. Y es que, el muy desgraciado, no deja de ser un perdedor ni en su propia casa: está completa y absolutamente sometido a la voluntad de Regina, su manipuladora madre. La existencia de Arnie es banal y absurda, y ni siquiera él parece encontrarle sentido alguno. Hasta que llega ella.
Ella es su salvavidas, su mano amiga. Arnie encontrará en ella toda la fortaleza que le falta, ella le blindará protección y seguridad. Ella será ese hombro en el que llorar cuando las cosas salgan mal. Ella, la resplandeciente e irresistible Christine, tan implacable, tan fiera, tan aventurera, cautivará el corazón de Cunningham en cuestión de segundos.
En circunstancias normales, Dennis se sentiría más que contento por su compañero. Pero estas, no son circunstancias normales: Christine no es una muchacha, sino un destartalado Plymouth del 58 que parece haber hipnotizado a Arnie por completo. Christine es una máquina maligna, que le consume, le obsesiona y le cambia. El Arnie educado y silencioso, es sustituido más pronto que tarde por una versión cínica, desagradable y aterradora de sí mismo; pero, y aunque este hecho es más que aterrador, lo peor todavía está por venir. Por increíble que parezca, Christine posee vida propia. Aunque Dennis no quiera creérselo, aunque intente obviarlo y seguir adelante, en las solitarias y oscuras calles de Libertyville comienzan a morir personas, atropelladas brutalmente por un salvaje conductor fantasma, que, como única pista, deja en el lugar del crimen restos de pintura rojo otoño: el tono de Christine. 

Yo no habría admitido que el pasado pudiera extender horribles manos muertas hacia los vivos. 
Pero ahora soy un poco más viejo.

Si algo me ha enseñado Christine, es que siempre hay una primera vez para todo, incluso para llevarse una decepción. Es evidente que, al enfrentarnos a un autor con tantísimos títulos publicados, no siempre nos encontraremos ante magníficas obras de arte: de vez en cuando, tendremos que lidiar con novelas más reguleras. Este, ha sido el caso. Ya desde un principio, me veía más que reacia a darle una oportunidad a esta obra, debido a su extraño argumento que ya desde la distancia, me olía a película chapucera de serie B. Sin embargo, y como siempre termino sacándole algo positivo a todo libro de King que devoro, me animé a montar en este escacharrado Plymouth. Lástima que este paseo, haya estado cargado de baches; ha sido un viaje demasiado largo, y demasiado pesado que, si bien en ocasiones resultó interesante, no terminó por satisfacerme de todo. Christine es una obra que deja mucho que desear, y más, viniendo de la mano de quien viene, aunque no por eso, y por muy contradictorio que suene, deja de ser una buena lectura.
El libro comienza con un prólogo más que llamativo, narrado por un maduro Dennis de veintidós años que, con un dolor inimaginable, se dispone a contarnos la terrible desgracia acontecida cuatro años atrás, la cual cambiaría su vida y la de su compañero Arnie para siempre. Ya desde la primera página, uno se da cuenta del talento innato que posee King para crear buenos personajes, lo fácil que le resulta desarrollar personalidades creíbles y reales y no por ello, menos apasionantes. Los personajes de Stephen King no son héroes destacables: son meros mortales, con sus incontables defectos y sus virtudes. Nos encontramos con personajes bien construidos, los cuales, resulta más que complicado encasillar en un rol determinado. Dennis es un personaje muy bien logrado, que no siempre hará lo correcto, pero cuyas acciones, nos resultarán más que comprensibles. Es un personaje sincero, que, a pesar del aprecio que le tenía a Arnie, en ocasiones desearía no haberle conocido, debido a todas las consecuencias que trae consigo el relacionarse con Cunningham. Y eso, es también un detalle importante: no se idealiza ni la amistad, ni el amor. Los sentimientos, tarde o temprano, desaparecen, y no se puede luchar contra el paso del tiempo, y por mucho que los más románticos se esfuercen en creerlo, el amor no lo puede todo, realidad que queda más que clara en el fantástico epílogo, que se ha convertido, sin duda, en mi parte preferida de toda la novela, gracias al desenlace tan verosímil que le aporta a la obra.
Sin embargo, y aunque la caracterización de Dennis está más que trabajada, resulta mil veces más interesante la de la familia Cunningham. Arnie, es un personaje apasionante, desde la primera, hasta la última página. Incluso ese cambio tan brutal que sufre, es la mar de atractivo. Nunca ha tenido las cosas fáciles, ni en el colegio, ni en casa. Es un co-protagonista tan curioso como enternecedor, al cual es imposible no cogerle un poco de cariño, a pesar de la cantidad de errores que comete -muchos de ellos, sin siquiera darse cuenta-. Es el vivo reflejo de Michael, su padre, es un hombre callado, que tiende a ceder con extrema facilidad y que contempla las cosas desde la seguridad que le proporciona vivir al margen. Por su parte, Regina es una madre inteligente y manipuladora, la cual adora presumir de hijo y que, sin quererlo, ha influido de forma más que negativa en la personalidad de pequeño Arnold, el cual es casi incapaz de defenderse o decir lo que piensa; es un personaje que puede resultarnos odioso en un principio -y es que lo es- pero al que uno, termina comprendiendo. Al fin y al cabo, los humanos no somos completamente buenos ni enteramente malos, y eso King, sabe reflejarlo a las mil maravillas.

Y, si su propia familia pensaba que era dura a veces, era  porque no comprendían que cuando atraviesa uno el infierno sale de él endurecido por el fuego.

La novela está dividida en tres partes, dos de ellas, narradas en primera persona por Dennis; la otra, contada por el narrador omnisciente, nos comenta qué ocurre en Libertyville durante unos pocos meses que nuestro protagonista, por un determinada razón, no pasa en la ciudad. En adición, contamos con un prólogo y un epílogo fantásticamente bien escritos. Stephen King no abandona su particular estilo durante toda la obra: una narración sencilla, pero no por ello simplona, carente de florituras. Ni se anda con remilgos ni posee pelos en la lengua, y eso, es de agradecer. 
Entonces, si la caracterización es tan buena y la narración me ha gustado tanto, ¿qué diablos ha pasado con Christine para que no me agradase? Sencillo: la historia. Aunque los personajes están muy bien hechos y resultan más que realistas, en ningún momento llegué a creerme el asunto de LeBay -el hombre que le vende el coche a Arnie- y su Plymouth. No conecté con el argumento, no llegué a sentirlo cercano. Es más, incluso me resultó aburrido en más de una ocasión, y leía más por encontrarme con Arnie y su particular sentido del humor, que por saber qué era del condenado cacharro. Es una historia que no me resultaba interesante, y que no llegó a llamarme la atención en ningún momento, con escenas que, en vez de asustarme, me transmitían una grave indiferencia. 
Si al hecho de que la trama no fuese de mi agrado, le sumamos el ritmo tan lento con el que está contada, tenemos un suspenso redondo. Si bien la narración de King no es enrevesada, en ocasiones, resultaba bastante densa. Además, la cantidad de relleno innecesario, era más que abusiva. El autor se pasa páginas y páginas divagando sobre temas insustanciales, y repitiendo lo mismo una y otra vez. Había capítulos enteros que no aportaban nada, y que llegaban a desesperarme por completo. Es una obra que, a pesar de sus puntos positivos -que no son pocos- no me cautivó ni me entretuvo especialmente. Y cuando una novela no entretiene, está claro que falla algo muy importante. 

Los poetas confunden continua y obstinadamente el amor. El amor es el viejo asesino. El amor no es ciego. El amor es un caníbal de visión extremadamente aguda.

En definitiva, Christine no ha sido una mala lectura. Simplemente, no ha sido una lectura para mí. De haber congeniado con la trama, os aseguro que la puntuación sería mucho más alta; mas, si os llama la atención, debéis darle una oportunidad. Tiene personajes fascinantes, y el estilo de escritura de King, es más que recomendable. Echadle un vistazo, ¡y no os desaniméis por mi reseña! 

A pesar de la brillante caracterización de los personajes y la cautivadora narración, Christine es una historia que se me ha quedado más que corta. Relleno a mansalva, decenas de páginas cargadas de paja y una trama que no logró, en ningún momento, entretenerme. 

¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima! 

11 comentarios:

  1. Hola. haces una reseña muy completa. No lo leí pero en algún momento llegará a mis manos... me apetece mucho esta nueva obra de Stephen King. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  2. Stephen King es mi autor favorito, y adoro prácticamente todos sus libros, pero hay que reconocer que también tiene algunos malos, o más bien "no tan buenos". Este es un claro ejemplo de ello, y es que si normalmente crea argumentos de lo más surrealistas, este se lleva la palma xD Se deja leer, eso sí, pero no es gran cosa. Casi me gustó más la película, que al menos es entretenida, y para pasar el rato no está mal. Si no la has visto, échale un ojo :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero ver la película en breves, que, como bien dices, parece entretenida. Además, el director de la misma es John Carpenter que, si bien no está entre mis preferidos, no me desagrada en absoluto :3
      Un beso, ¡y gracias por la recomendación! ♥

      Eliminar
  3. Es una lástima que no haya terminado de gustarte, a mi me gustaría leerla, tengo el recuerdo de la peli de cuando era un crío y como me resultó tan absurda como divertida.

    ResponderEliminar
  4. larga, pero interesante reseña. yo nunca he leído nada de King XD tengo un libro de él que ni siquiera he empezado.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    La verdad es que no me llama nada.
    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  6. Vaya, no me llamaba, pero tu reseña lo acabó de matar.


    Saludos. xD

    ResponderEliminar
  7. De King solo he leído "It", pero me dejó tan maravillada con su escritura y con la caracterización de personajes tan reales, que desde entonces tengo muchas ganas de seguir leyendo sus obras. De "Christine" no conocía la existencia, pero comprendo todo lo que dices: cuando un autor saca tantos libros, es imposible que todos tengan la misma calidad. Y que lástima que éste sea uno de esos, teniendo en cuenta los puntos positivos que posee...
    Pero bueno, a pesar de las cosas negativas que mencionas, la historia sí ha picado un poco mi curiosidad. Probablemente no lo leeré pronto, pues tengo "Cujo" y "Misery" entre las prioridades, pero seguro que sí llegaré a tenerlo entre mis manos en un futuro.

    Muy buena reseña. ¡Un abrazo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡TIENES QUE LEERTE MISERY! Es fantástico, fantástico, fantástico <3 Fue la primera novela que leí de King, y me pareció una auténtica maravilla, al igual que su adaptación cinematográfica. La obra está muy, pero que muy bien escrita, y presenta a una villana tan peculiar como aterradora.
      Tengo It en la estantería, y espero leerlo muy pronto, ¡tiene buenísima pinta!
      Seguro que Christine te gusta más que a mí. A mí es que las historias sobre máquinas con vida propia nunca han terminado de hacerme mucho tilín xD
      Un beso ♥

      Eliminar
  8. Vengo desde el Wrap Up para leer tu reseña de este libro :] Es un libro que acabaré leyendo porque me gusta el autor y aunque como bien dices haya obras mejores y peores (¡y más después de chorromil libros!), King tiene un estilo entretenido sin llegar a ser vacío o simplón. Hay que reconocerle también que te interese o no la historia, tiene bastante originalidad en sus páginas y a mí me encanta su forma de narrar y, sobre todo, sus personajes ♥ Siempre he pensado que son de lo mejor de King: los personajes y sus relaciones con otros o el mundo en el que viven. Simplemente genial, opino exactamente lo mismo que tú.

    No me echa tanto para atrás la historia (vi la película, por cierto, aunque apenas me acuerdo de cómo acababa y tal (mejor ~ ♪)) como lo que comentas del relleno, pero aún así lo quiero leer. Sin embargo, no es de mis libros prioritarios, ni siquiera en cuanto al autor.

    Me ha gustado tu reseña, exhaustiva, pero nada pesada de leer :]

    ResponderEliminar
  9. Aunque King sea bueno escribiendo no podemos esperar que los 1253533453 libros que ha escrito sean maravillosos.
    Por eso he aprendido a no dejarme seducir por su nombre, y buscar pertinentemente reseñas que respalden mi dinero jaja.

    Abrazos :)

    ResponderEliminar