El ser mente - Fredric Brown

El ser mente (The Mind Thing), de Fredric Brown
Traducción de César Terrón
Autoconclusivo
Ediciones Acervo
247 páginas
84-7002-344-6
Resumen que nos da el libro: El ser mente era incapaz de amar o de compadecerse, y también de odiar. Porque él era solamente una cosa llegada de otra galaxia con una diabólica misión.
El ser mente, casi pensamiento puro, hacía lo que tenía que hacer, y buscaba el cuerpo idóneo para penetrar en él, dominarlo y convertirlo en su anfitrión. Y pasaría de un cuerpo a otro, matando a cada uno de sus anfitriones cuando ya había servido a sus propósitos. Por que el ser mente tenía un objetivo inmediato: encontrar al anfitrión que con sus conocimientos y poder le diera la oportunidad de escapar del exilio.
El ser mente usó su sentido perceptor para examinar el ambiente extraño y hostil en que se hallaba.

Con la intención de volver a su planeta natal, el ser mente, una aterradora amenaza capaz de controlar a todo ser vivo a su voluntad, buscará a un anfitrión inteligente y con posibilidades, que le ayude a volver a su hogar. Para poder acercarse al perfecto anfitrión, tendrá que valerse de muchos cuerpos, y deshacerse de ellos -ya sea fingiendo un accidente o forzándolos a suicidarse- una vez cumplido su propósito. El doctor Staunton, un especialista en física nuclear y electrónica, parece ser la opción más factible; sin embargo, el profesor, el cual no ha pasado por alto la larga cadena de suicidios y muertes, tanto de humanos como de animales, no tardará en sospechar que alguien o mejor dicho, algo, va tras sus huellas.
El ser mente, obra del estadounidense Fredric Brown que podéis encontrar también bajo el nombre de La mente asesina de Andrómeda, es, al contrario de lo que pueda parecer en un principio, un libro policíaco o de misterio con escasos tintes de ciencia-ficción. La obra se centra en la investigación que Staunton y la señorita Talley -una  mecanógrafa que será clave en relato-, y no en el ser mente, ya que, si bien este posee cierta redundancia dentro de la obra, su papel es extremadamente similar al de un villano en la típica novela detectivesca; en vez de tener a un malvado criminal, tenemos a un calculador alienígena, que no les pondrá las cosas fáciles a los habitantes de Bartlesville. Es por este motivo, por el que la historia no terminó de casarme: el trato que se le da a las habilidades del ser mente es mucho más superficial de lo que esperé en un principio, y eso que el detalle resulta, sin duda alguna, más que llamativo; mas, el ser mente no es el único personaje que se me ha quedado cojo: la caracterización del resto, no está especialmente lograda. Salta a la vista que, al igual que en muchos de los libros policíacos, los personajes están ahí para recitar un guión, y muy poco más.
Sin embargo, he decir que lo poco que llegamos a conocer a el ser mente, es muy interesante. Puede que las historias de extraterrestre con la capacidad de apoderarse de uno no sean especialmente originales, pero sí que resultan -al menos, en mi caso- la mar de efectivas. Lo que más disfruté en este aspecto, es que el ser mente tuviese determinados puntos débiles.Como el hecho de que le fuese necesario el mover o esconder su cuerpo -similar al caparazón de una tortuga- para mantenerse a salvo, o que su sentido de percepción esté limitado, pudiendo capturar, únicamente, a aquellos animales o seres humanos que se encuentren cerca de él. En muchas películas del género nos tachan a los extraterrestres como fuerzas invencibles, base que resulta muy poco emocionante; gracias a la serie de dificultades que se le presentan al ser mente, el lector se mantiene entretenido, puesto que no tiene ni la más mínima idea de qué ocurrirá a continuación.

Si deseaba vencer, su mente debería ser su arma principal. Las armas de fuego ganaban batallas, pero nunca la guerra. 

Fredric Brown nos narra esta historia con un ritmo casi asfixiante, manteniendo al lector en vilo, deseoso de llegar a su desenlace. La historia está contada con un estilo ágil y sin mayor complicación, y que, desde luego resulta muy fácil de seguir. Brown va directo al grano, impidiendo que te plantees dejar a un lado la obra; es un auténtico no-parar, una lectura liviana y ligera incapaz de aburrirte. Como única pega que le encuentro a la narración -que ni siquiera sé si es un problema del autor- son los diálogos, que en ocasiones sonaban forzados debido al lenguaje empleado
Para finalizar, ¿qué menos de hablar del desenlace? Sin duda, me parece el apropiado, pero creo que debería de haberse abordado con menos precipitación, aunque en general, he quedado bastante satisfecha con la lectura;  El ser mente es una novela que, a pesar de no ser nada del otro mundo y contar con unas cuantas incoherencias -como que el ser mente, pese a ser puro pensamiento meta la pata cada dos por tres- he disfrutado muchísimo. No es la clase de novela que recomendaría a un amante de la ciencia-ficción, pero sí invitaría a todos aquellos que disfruten de las novelas detectivescas a darle una oportunidad. 

El ser mente es una novela con escasos tintes de ciencia-ficción que, a pesar de su apresurado final o sus personajes tan poco provechosos, resulta una obra entretenida y amena como pocas, la cual se deja disfrutar sin mayor inconveniente.

¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima! 

6 comentarios:

  1. Me parece original que una premisa de ciencia ficción se trate como si de una historia detectivesca se tratase, es interesante, al verdad, así que me lo apunto.

    ResponderEliminar
  2. No lo conocía pero si me llama la atención, tengo ganas de una de estas novelas que te enganchan y no te sueltan hasta terminarla.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Pues no lo conocía, pero la verdad es que no me ha terminado de convencer, ya que como dices, parecía que iba a tratarse de una novela de ciencia ficción y no es así. Creo que lo dejaré pasar.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. No conocía este libro, y la verdad es que el argumento me intriga, cuanto menos es interesante, pero ahora mismo hay libros que me interesan muchísimo más, así que no creo que lo lea en breve. Quizá más adelante.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! No había oído hablar de este libro y la verdad es que tampoco me llama la atención, así que no creo que lo lea. Un beso :)

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Ay, llevaba un tiempo sin poder comentarte, pero al fin vengo.
    A ver, tras leer la sinopsis me he quedado descolocada, me ha parecido algo extraño entre ciencia ficción y filosofía O_o
    Luego he visto que es entre policíaca y misterio y casi peor. De misterio leo poco pero lo policíaco no me atrae nada.
    Por otro lado, es una pena que no se profundice mucho en los personajes, sobre todo en el ser mente, sobre todo si lo poco que se sabe de el es tan interesante. Ya solo por su introducción y características físicas parece que va a ser un ente con mucho juego.
    En fin, que este libro no me atrae mucho que digamos, sorry
    Un besote!

    ResponderEliminar