Cartas cruzadas - Markus Zusak

Cartas cruzadas, de Markus Zusak 
Editorial de Bolsillo
978-84-9989-964-0
378 páginas 
Resumen que nos da el libroEd Kennedy es un chico cualquiera en un barrio cualquiera de una gran ciudad. Vive en un maltrecho apartamento, se gana la vida conduciendo un taxi, está absolutamente enamorado de su mejor amiga y adora a su perro cafeinómano, Doorman. Su vida, como la de sus amigos, se desenvuelve apacible entre la rutina y la apatía hasta que un día evita el robo de un banco. Sin querer. Y es entonces cuando llega la primera carta.
A partir de ese momento nuestro chico recorrerá la ciudad sembrando el bien y el mal (solo cuando es necesario) hasta que logre responder a la única pregunta que ronda su cabeza desde que su vida cambió por completo: ¿quién demonios está detrás de su misión? 
Esto no tiene nada que ver con las palabras. 
Tiene que ver con las luces y esas pequeñas cosas que son grandes.

Si tuviésemos que definir a Ed Kennedy con una sola palabra, esa sería, sin duda alguna, conformista. Vive en un piso pequeño en compañía de Doorman, un hediondo perro adicto al café. Es taxista menor de edad. Ni tiene estudios, ni aspiraciones, ni planes de futuro. Su madre solo le llama para pedirle favores o ponerle verde, y lo más emocionante que hace, es jugar a las cartas con sus amigos. Ritchie, un vago entrañable; Marvin, un capullo tacaño a más no poder, que posee una admiración ciega hacia su destartalado coche, y Audrey, la siempre dulce y atenta Audrey, de la cual Ed está perdidamente enamorado. Él es consciente de que su día a día es aburrido, e incluso mediocre; mas, no hace nada para cambiar su situación. Sin embargo, la monótona y aburrida vida de Ed, está a punto de cambiar. Tras impedir, casi por accidente, el atraco a un banco, Ed recibe un sobre, cuyo contenido, no puede dejarle más anonado: un as de diamantes con tres direcciones escritas. A partir de ese momento, nuestro joven taxista deberá recorrer las calles de la ciudad, solucionando los distintos problemas que se le irán poniendo por delante; algunos serán sencillos y fáciles de llevar a cabo pero, otros tantos, serán dolorosos, y le pondrán, en más de una ocasión, contra la espada y la pared

El autor de La ladrona de libros ha conseguido, una vez más, impresionarme. Y es que, si algo podemos destacar de Cartas cruzadas, es su genial simpleza, la cual nos demuestra que las frases rimbombantes, los grandes dramas o las tramas complejas, más bien estorban a la hora de querer emocionar al lector. Lo único que necesitas, lo único que te hace falta, es el realismo. Presentar situaciones del día a día, hechos cotidianos; mostrarnos personajes reales, de carne y hueso, personajes que uno pueda imaginarse fácilmente a la vuelta de la esquina, o en la cola del pan. Personalidades con las que poder sentirse identificado, que resulten creíbles, palpables, y situaciones tan sencillas y verosímiles como la vida misma. Una vez que consigas reducir al máximo esa barrera que separa la ficción de la realidad, y sólo entonces, tu historia logrará ganarse el corazón del lector; Zusak no sólo ha estrechado la barrera: Zusak la ha roto, regalándonos un relato dulce, tierno y conmovedor a rabiar, donde el realismo está a la orden del día

Aunque la historia se va cociendo a fuego lento, la narración es ágil, sencilla y fácil de seguir. Es una novela en la que predomina el diálogo, y donde las descripciones, si bien están muy logradas, no son excesivas. Este relato, donde el aburrimiento no tiene lugar, puedes devorarlo tranquilamente en dos tardes, y de hecho, lo más probable es que así sea: sin siquiera darte cuenta, te verás cautivado desde un principio por su mágica sencillez y su envidiable ingenio.  

[...] Cuando mi padre era un héroe y no un ser humano. 

Ed Kennedy dista mucho de ser el típico protagonista; no es un personaje perfecto, comete un montón de errores y tampoco posee nada en especial. Ed, es Ed. Y Ed, es fantástico. Por su cercanía, su calidez. Su sentido del humor, su forma de ver la vida o su manera de actuar. Por su realismo, el gran, inocente y sincero amor que le profesa a Audrey, el cariño que le guarda a Doorman o su sentido del deber. Ed es un personaje humano, plausible. En más de una ocasión me he sentido identificada con él, lo cual tampoco debería de impresionarme; sus reacciones ante las distintas situaciones que se le van presentando, resultan más que verosímiles, porque sabes que tú también harías lo mismo. Es un personaje difícil de olvidar, que nos narra en primera persona, con fuerza, garra y mucha, mucha comicidad, ésta tierna historia. No encariñarse con él, es sencillamente imposible, al igual que no sonreír con alguna de sus ocurrencias o comprender casi al instante el motivo de sus actos. Sin duda alguna, este taxista es uno de los mejores protagonistas con los que me he encontrado este año. 

Lo único que no terminó de convencerme, es el final. No porque todas mis hipótesis sobre quién era el que le enviaba los naipes hubiesen fallado, sino porque me resultó demasiado trillado. Yo me esperaba una resolución lógica y compleja, y la verdad es que no quedé satisfecha en absoluto. De todos modos, reconozco que es un desenlace original, imaginativo y chocante como pocos, que, aunque no me gustase especialmente, no interfirió en mi opinión general sobre la novela y que estoy segura de que, a alguno de vosotros, conseguirá sacaros una sonrisa. 

También me temo que nada finaliza cuando llega el fin

En resumidas cuentas, Cartas cruzadas es una novela que te robará el corazón. Una historia sencilla pero inteligente que, gracias a la brillante voz de su protagonista, cargada de garra, fuerza y comicidad, conseguirá encandilar al lector desde el primer capítulo. Queda más que claro que las obras de Zusak, no tienen desperdicio alguno.
Markus Zusak es un joven autor australiano que saltó a la fama con su conocida novela La ladrona de libros, la cual nos narra, no sin cierta maestría, las peripecias de una niña alemana durante la Segunda Guerra Mundial. Entre su bibliografía, podemos encontrar los siguientes títulos: 


¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención? ¿Qué os pareció La ladrona de libros? ¿Habéis leído algo más de Zusak?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima! 

3 comentarios:

  1. Solo he leído "La ladrona de libros", y tengo que reconocer que no me gustó tanto como a la mayoría. No está mal, pero la forma en la que se cuenta la historia, aunque me pareció de lo más original, también me dejó un poco fría. Pero aún así, me gustaría leer más libros de este autor. De este he leído buenas críticas, así que ya lo tenía en mi lista. Espero que esta historia me llegue un poco más :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si La ladrona de libros, sin parecerte nada del otro jueves, te gustó, creo que este también podría hacerlo. Más que nada, porque, a pesar de que ambas historias están cargadas de sentimiento, poseen estilos completamente opuestos. La verdad es que yo quedé bastante sorprendida con la ligereza y la comicidad que desprende Cartas cruzadas. Ya nos contarás qué tal :3
      Un beso <3

      Eliminar
  2. Me encanto La Laddrona de Libros, uno de mis libros favoritos por mucho y muero por leer mas del autor, asi que este esta en mi mira ;)
    Besos!

    ResponderEliminar