Chatroom (2010)


Chatroom, de Hideo Nakata
Guión de Enda Walsh
Música de Kenji Kawai
Fotografía de Benoît Delhomme
RepartoAaron Johnson, Imogen Poots, Matthew Beard, Hannah Murray, Daniel Kaluuya
Año 2010 
97 minutos 
Sinopsis: Un grupo de adolescentes que navega por la red conoce a William en unos chats de Internet y quedan seducidos por su carisma. Sin embargo, William no es lo que parece. Él es calculador y manipulador, e iniciará un proceso autodestructivo con sus "nuevos amigos"...

Aunque lo tendamos a olvidar con demasiada frecuencia, las apariencias, engañan; y más dentro de esta arma de doble filo que es Internet. Chatroom, película del director japonés Hideo Nakata, al que muchos reconoceréis por el popular filme Ringu, dirigió en 2010 esta particular cinta que, de manera más que efectiva, nos exhibe la cara más oscura y aterradora de la red. En ella, se nos presenta la vida de un grupo de adolescentes con problemas que, con la intención de evadirse de ellos durante un rato, deciden entrar en una sala de chat. Allí, tendrán la desgracia de conocer a William, un joven manipulador e inestable que, gracias a su ingenio y carisma, poco tarda en ganarse su confianza. 

La trama va dando saltos entre la realidad y el mundo virtual, mostrándonos este último de forma muy curiosa y original: la web donde ser reúnen nuestros protagonista, se representa con un enorme edificio lleno de puertas (que hacen referencia a las diferentes salas) y amplios pasillos, donde personas de todo tipo, van de acá para allá. Puede que en realidad esta ambientación no sea nada del otro jueves, pero como nunca había visto nada semejante con anterioridad, se me antojó una película muy novedosa y refrescante dentro de este género, donde, por desgracia, está ya todo inventado. 

Sin embargo, y a pesar de lo imaginativo de los escenarios, la cinta comete el que probablemente sea el mayor error (y el más difícil de evitar, por desgracia) que puede verse en una obra: la presunción. Chatroom no es una idea compleja en exceso pero que, tratada de forma adecuada, podría haber dado muy buenos resultados, y más teniendo en cuenta la cantidad de tramas secundarias que maneja, las cuales, podrían haber dado mucho juego; pero, a pesar de que la historia de cada personaje es interesante, la gran mayoría de ellos están ahí para hacer bulto. Solo llegamos a desarrollar las personalidades de William y Jim (interpretados por Aaron Johnson y Matthew Beard respectivamente) y ni siquiera me han terminado de convencer; el resto de personajes son planos y lineales, además de predecibles a rabiar, restándole a la película gran parte de emoción, ya que sabes qué pasará a continuación. De hecho, la única escena de la película que resulta, a mi juicio, sorprendente, es el desenlace que, aunque me lo veía venir, no me lo imaginé de esa forma, con lo que me cogió algo desprevenida. 

Quizá, el aspecto más atractivo de Chatroom, dejando a un lado su logrado escenario o las actuaciones que, sin ser nada del otro mundo son bastante aceptables (a excepción de Beard, que está fantástico), es el hecho de que resulta casi imposible aburrirse con ella. El ritmo es ágil, frenético y asfixiante, y eso que la película no posee ninguna escena de acción; gracias a las inquietante conversaciones que mantiene William con sus "amigos", el filme consigue mantenerte atento, ¡y de qué manera! Si no os desagradan las películas de terror psicológico y tenéis una tarde aburrida, no perderéis nada echándole un vistazo pero, eso sí, no vayáis con las expectativas muy altas.

Como detalle aparte, comentar que esta película guarda unas cuantas similitudes con Suicide Room, película polaca dirigida por Jan Komasa que, aunque en su momento me gustó bastante, vista ahora con la mente fría, reconozco que no es tan buena; aun así, me parece más recomendable que la de Nakata y, desde luego, más impactante (¡el final, EL FINAL!). Si os llama la atención, no dudéis en darle una oportunidad, pero andamos en las mismas: no os enfrentéis a ella con muchas expectativas.


A pesar de que Chatroom peca de ser pretenciosa en exceso, la elocuente trama, el escenario donde se desarrolla la misma y su ritmo, ágil y frenético, hacen de la película, una cinta adecuada para todos aquellos que quieran pasar una tarde entretenida. No es una obra que recomiende encarecidamente pero, de llamaros la atención, no perderéis nada echándole un vistazo.
   
Chatroom es la decimosexta película dirigida por el japonés Hideo Nakata, cuya cinta más conocida es Ringu, película que, junto con su secuela, nos narra una aterradora historia que gira en torno a una cinta maldita. Entre su extensa filmografía, podemos encontrar:

Poster Kaidan
¿La habéis visto? ¿Os llama la atención? ¿Os gusta Nakata?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima! 


3 comentarios:

  1. Hace mucho tiempo que no veo una película japonesa. La verdad es que no es un cine que me atraiga mucho, y me cuesta encontrar una película que me guste. Y aunque el terror es mi género favorito, siempre prefiero ver el remake americano ("The Ring" me encantó), así que no sé si me animaré con esta. Solamente el argumento ya me llama la atención, pero ahora mismo tengo muchas películas pendientes que quiero ver.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pues no la conocía y parece curiosa. Igual le doy una oportunidad pese a que los personajes sean planos y predecibles, que a mi el cine de terror me gusta.

    ResponderEliminar
  3. El cine de terror japonés es muy bueno. Lo poco que he visto me ha dado miedo, aunque también soy una miedosa jaja. El argumento suena muy interesante pero si le das tan baja puntuación no creo que me animé a verla.
    Abrazos :D

    ResponderEliminar