Cinco autores que me gustaría catar este 2015

15 comentarios:
Aunque la lista de autores que me gustaría leer es más larga que un día sin pan, después de repasarla, me he dado cuenta de que son muy pocos los que tengo metidos entre ceja y ceja y que planeo leer en un futuro cercano. El propósito de esta entrada, es mostraros qué autores me gustaría probar en breves, y, de paso, saber vuestra opinión sobre los mismos. Si los habéis leído y tenéis alguna recomendación en especial, sabéis de sobra que será bien recibida. Sin más dilación, ¡comencemos! 

Ruta Sepetys lleva llamándome la atención desde hace meses. Entre tonos de gris es una de las novelas que más ganas tengo de leer actualmente, y, con un poco de suerte, podré hacerlo antes de que finalice este año.

Joe Abercrombie siempre me ha dado cierta curiosidad, aunque a día de hoy, está en uno de los puestos más altos debido a mi reciente obsesión por la fantasía épica. Tengo muchas esperanzas puestas en sus libros, y estoy convencida de que no me decepcionará. 

Del que no estoy tan segura, es del japonés Haruki Murakami. Personas de mi entorno que se lo han leído -y en las cuales confío- me han ofrecido opiniones de lo más variadas. De su prosa, me han dicho que es fantástica, pero otros tantos, también me han comentado que es la mar de mediocre. En cualquiera de los casos, tendré que leerlo para formar mi propia opinión, y eso es algo que espero poder hacer en breves. 

Amélie Nothomb tiene toda la pinta de ser una mujer divertídisima. Tuve la oportunidad de leer hace una temporada un fragmento de Ni de Eva, ni de Adán, y me sorprendió bastante ese estilo único y desenfadado, cargado de comicidad. Estoy segura de que sus obras, son un auténtico golpe de aire fresco. 

Y, por último, el que más probabilidades tiene de ser leído exactamente este año, es Brandon Sanderson. El otro día me hice con Steelheart a un precio irrisorio, y aunque no es el título que más me llame, sí es cierto que no pinta nada, pero que nada mal. No son pocos los que me han alabado la originalidad del autor y la complejidad de sus personajes, así que no es de extrañar que figure en mi lista. 

¿Los habéis leído? ¿Qué títulos me recomendáis? ¿Qué autores tenéis en vuestro punto de mira?
¡Un fuerte beso y hasta al próxima!


Mini-reseñas: Mis whatsapp con Mamá y El castillo ambulante

13 comentarios:
Mis whatsapp con Mamá
Mis whatsapp con mamá (Avec maman), de Alban Orsini 
Autoconclusivo
Editorial Grijalbo -formato e-book- 
387 páginas
Valoración personal: ★ ★ ★ 
Resumen que nos da el libro: La primera novela narrada a través de whatsapp. La hilarante historia de una madre y su hijo a través de los mensajes que intercambian con el móvil.
«CijkiopplypM'po» es el primer whatsapp que una madre envía a su hijo con su nuevo smartphone. Recién iniciada en las nuevas tecnologías y entusiasmada por la facilidad de irrumpir en la vida cotidiana de su retoño, aprende a manejar el nuevo teléfono a costa de la paciencia del chico.
Moderno, fresco y divertido, este relato demuestra que hoy las historias también se escriben por whatsapp.




Apuesto lo que queráis a que, más de uno, ha tenido que enfrentarse a la dura, compleja e incluso exasperarte misión de enseñar a su madre a desenvolverse en Internet o usar un smartphone. Y seguro que, aunque mencionada hazaña acabe con nuestra paciencia, más de una risa os habéis echado con sus hilarantes y extrañas preguntas. Pues, con esta premisa, parte Mis whatsapp con Mamá, novela gráfica del autor francés Alban Orsini, que nos muestra la historia de una madre y un hijo narrada a través de los mensajes que intercambian a través del popular servicio de mensajería móvil.
Mis whatsapp con Mamá parte de una idea lo suficientemente interesante como para intrigar al lector más serio. El retratar a una mamá entrada en años que decide aprovecharse de las nuevas tecnologías para vigilar de cerca a su hijo, ya promete, desde un inicio, comedia a raudales; sin embargo, y aunque sí hay fragmentos que me han hecho reír hasta la carcajada, en ocasiones, el humor toma un camino demasiado surrealista y hasta ridículo, derivando en diálogos forzados y carentes de cualquier atisbo de gracia que sólo sirven para rellenar páginas.
Sin embargo, la obra cumple lo que promete: es una novela fresca, amena y  la mar de entretenida, ideal para desconectar. Se lee en cuestión de unas pocas horas, y deja un regusto la mar de dulce una vez finalizada su lectura. No es la clase de historia que recomendaría, pero sí resulta una experiencia interesante. Si os llama la atención, no sé a qué estáis esperando, ¡os aseguro que, por lo menos, os hará más llevadera la tarde!





El castillo ambulante (Howl's Moving Castle), de Diana Wynne Jones
Traducción de David Cruz Acevedo 
Trilogía El castillo ambulante (#1 de 3): El castillo ambulante | El castillo en el aire | La casa de los mil pasillos
Editorial Berenice 
978-84-96756-39-7
344 páginas
Valoración personal: ★ ★ ★ 
Resumen que nos da el libro: En el país de Ingary, donde las botas de siete leguas y las capas de invisibilidad existen de verdad, Sophie Hatter ha atraído la desagradable atención de la Bruja del Páramo, quien la hechiza con un maleficio que la convierte en una anciana. Con la firme determinación de hacer lo más adecuado, Sophie viaja al único lugar donde cree que podrá encontrar ayuda, el castillo ambulante que merodea por las colinas cercanas. Pero el castillo pertenece al temido Mago Howl, que se alimenta, según dicen, de los corazones de jóvenes desprevenidas.


El castillo ambulante ha resultado ser una auténtica aventura. A pesar de que las altas expectativas me jugaron una mala pasada y fui incapaz de disfrutarla al cien por cien, la exquisita historia que Diana Wynne Jones nos ofrece en esta increíble novela fantástica es, cuanto menos, digna de mención. La autora combina con gran maestría los elementos más comunes de lo cuentos clásicos, dando lugar a una mezcla novedosa, fresca y original. Esto, en compañía con su exquisita -aunque a veces repetitiva- pluma, y sus atípicos pero carismáticos protagonistas, hacen de El castillo ambulante una obra deliciosa, amena y la mar de cálida.
El único fallo a comentar, es la velocidad frenética con la que transcurre la historia, que ha hecho que me pierda en más de una ocasión, en especial, durante las últimas páginas, donde todo ocurría de forma desordenada e incluso estresante. Diana no profundiza especialmente en sus personajes, y aunque si bien es cierto que el lector termina cogiéndoles cariño, se echa de menos un desarrollo más maduro de los mismos. Esperemos que, de cara a sus siguientes entregas, estos detalles que no han terminado de convencerme se vean corregidos. ¡Deseosa estoy de hincarle el diente a El castillo en el aire!

¿Los habéis leído? ¿Os llaman la atención? 
¡Un fuerte beso y hasta la próxima! 

El curioso incidente del perro a medianoche - Mark Haddon

16 comentarios:
El curioso incidente del perro a medianocheEl curioso incidente del perro a medianoche (The Curious Incident of the Dog in the Night-Time), de Mark Haddon
Traducción de Patricia Antón de Vez 
Autoconclusivo
Editorial Salamandra (formato e-book) 
185 páginas
978-84-15629-07-8
Resumen que nos da el libro: A sus quince años, Christopher conoce las capitales de todos los países del mundo, puede explicar la teoría de la relatividad y recitar los números primos hasta el 7.507, pero le cuesta relacionarse con otros seres humanos. Le gustan las listas, los esquemas y la verdad, pero odia el amarillo, el marrón y el contacto físico. Si bien nunca ha ido solo más allá de la tienda de la esquina, la noche que el perro de una vecina aparece atravesado por un horcón, Christopher decide iniciar la búsqueda del culpable. Emulando a su admirado Sherlock Holmes -el modelo de detective obsesionado con el análisis de los hechos-, sus pesquisas lo llevarán a cuestionar el sentido común de los adultos que lo rodean y a desvelar algunos secretos familiares que pondrán patas arriba su ordenado y seguro mundo.
¡LA NOVELA INCLUYE SPOILERS DETALLADOS DE EL SABUESO DE LOS BASKERVILLE! 

Yo creo que los números primos son como la vida. Son muy lógicos pero no hay manera de averiguar cómo funcionan, ni siquiera aunque te pasaras todo el tiempo pensando en ellos.


Cogí El curioso incidente del perro a medianoche con unas ganas terribles. Me habían hablado maravillas de ésta novela, y tenía todos los ingredientes para gustarme; sin embargo, jamás pensé que fuera a impresionarme tanto. Me ha parecido un libro la mar de entretenido y ameno, con un protagonista muy bien caracterizado y un hermoso mensaje
El curioso incidente del perro a medianoche nos traslada a la ciudad de Swindon, al suroeste de Inglaterra. Allí, vive Christopher Bloone, un niño extremadamente inteligente, con un gran talento para las matemáticas pero con escasas habilidades sociales. Christopher tiene síndrome de Asperger, un trastorno autista que condiciona su día a día. Odia que le toquen, los colores marrón y amarillo y es incapaz de entender los juegos de palabras. Necesita una rutina, un horario que determine qué hará a lo largo del día. Se asusta y altera con facilidad, detesta las sorpresas y carecer de un orden. Le es díficil mantener conversaciones largas, y no entiende del mismo modo que entendemos nosotros conceptos sencillos. Sin embargo, esto no le impedirá a Christopher hacer de detective cuando encuentran al perro de la vecina atravesado por un horcón. Su objetivo inicial, es encontrar al culpable de ese crimen tan atroz; mas, terminará descubrimiento una serie de cosas de las cuales no tenía ni idea, y que podrán su mundo patas arriba
Éste es uno de esos libros donde lo relevante, no es la historia en sí, sino la forma en la que te la cuentan. Y es que, a pesar de que la prosa de Mark Haddon pueda parecer extremadamente sencilla, nos ayuda a situarnos con sorprendente facilidad en la mente de Christopher, un autista de quince años. El autor nos muestra su visión del mundo, que difiere bastante de la nuestra, y lo hace con total maestría. La caracterización de su personaje principal es fantástica, y la mar de verosímil; además, también nos muestra cómo es la convivencia con una persona que padece éste tipo de trastorno. 

Y lo que quería decir era que las matemáticas no son como la vida, porque al final en la vida no hay respuestas sencillas.


La obra, narrada en primera persona desde la perspectiva de Christopher, es la mar de dinámica, ya que va alternando sucesos del pasado del protagonista con problemas matemáticos, los cuales, te explican al detalle. Además, incluye varios dibujos, planos y apuntes tomados por Christopher, detalle que aporta muchísima originalidad al libro. Esto, sumado a la brevedad de la novela y sus cortos capítulos, hacen que las páginas, sencillamente, vuelen. 
Como he dicho unas cuantas líneas más arriba, Christopher es un personaje perfectamente caracterizado, a pesar de que uno no llega a entenderlo por completo -es algo casi imposible-. Es un auténtico deleite conocer la forma que tiene éste protagonista tan peculiar de ver el mundo, y el lector termina cogiéndole un cariño horrible. Aunque no llegamos a conocer de la misma forma al resto de personajes, sí que vemos y comprendemos los motivos que los mueven a realizar X acción. Vivir con una persona como Christopher no es nada sencillo, y eso el autor lo refleja a las mil maravillas
Por último, mencionar que Haddon podría haber hecho un dramón considerable de esto, pero que ha optado por darle un enfoque mucho más sencillo, y, a la vez, más realista, sumando un montón de puntos. No es que la novela sea una comedia constante, pero tampoco es una historia dramática que únicamente busca la lágrima fácil. 

El curioso incidente del perro a medianoche es una novela amena, entretenida y dinámica, narrada de una forma muy original y protagonizada por un personaje la mar de carismático. No os la podéis perder.


¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!


Lista de deseos IV: 5 clásicos de los tantísimos que me gustaría leer

24 comentarios:
El otro día, revisando la lista de libros que quería leer, me centré en los clásicos que tenía apuntados como pendientes. Rescaté los títulos que más me llamaban, e incluso hice una lista de los cinco que más ganas tenía de leer. Quise compartir esta recopilación con ustedes, así que por ello, hoy, la sección  Lista de deseos estará centrada en cinco de los tantísimos clásicos que me gustaría leer. Recordad que, de haber leído alguno, podéis dejarme vuestra opinión en los comentarios, y incluso hacerme recomendaciones, ¡siempre son bien recibidas! 



Cuentos macabros, de Edgar Allan Poe 
He leído algunos cuentos cortos de Poe en mi clase de Literatura, pero jamás me he puesto con él en serio. Lo considero una personalidad bastante interesante, y su obra, me resulta la mar de llamativa; además, es el autor favorito de Estefanía, de Baúl literario, cuya opinión considero de confianza. 
La ilusión sería conseguir esa hermosa edición ilustrada por Benjamin Lacombe, pero como los libros de este hombre poseen precios prohibitivos, mucho me temo que no va a poder ser; sin embargo, lo importante es el contenido. Y creo que la narrativa de Poe no me va a decepcionar. 

Historia de dos ciudades, de Charles Dickens
Dickens es un autor que me llama desde hace años. En más de una ocasión he tenido la oportunidad de leer fragmentos de sus obras, y me han resultado encantadores; sin embargo, todavía no he tenido la oportunidad de ponerme en serio con él, y me gustaría hacerlo con Historia de dos ciudades o, en su defecto, Grandes esperanzas. Y NO ESTOY MUY UN POCO OBSESIONADA CON LEERLO POR EL HECHO DE QUE LE HAGAN CONSTANTES ALUSIONES EN LIBROS QUE AMO. NO. QUÉ VA. 

El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde
Aunque la idea era, en un principio, citar autores clásicos que me llamasen la atención y que no hubiera leído, tuve la necesidad de meter a Oscar Wilde. El otro día, compré tanto El retrato de Dorian Gray, como una de las tantas selecciones de cuentos que pululan del autor. Estoy a unas pocas páginas de terminar dicha recopilación, y me está pareciendo una auténtica maravilla; al borde de las lágrimas me he encontrado en más de una ocasión -es que El ruiseñor y la rosa, es demasiado. Wilde es un genio, así que es cuestión de días que me ponga con Dorian. A ver qué tal. 

El conde de Montecristo, de Alejandro Dumas
He aquí una fan de las historias de venganza. Las adoro con todo mi ser. Y es que, estas novelas, protagonizadas por personajes cegados por el odio y la envidia, suelen tener una carga psicológica importante, además de una potente dosis de realismo. Las pocas que he leído, por lo menos, mostraban de forma cruda y verosímil una parte tan perturbadora como cierta del ser humano. Visto lo visto, es rarísimo que todavía no me haya puesto con El conde de Montecristo, ¿no?


El gran Gatsby, de Francis Scott Fitzgerald
No hace mucho, os comenté  que ando con ganas de leer a los autores de la Generación Perdida. Debido a que ya tengo una edición de El viejo y el mar, empezaré con Hemingway, aunque mi intención inicial era comenzar por Fitzgerald, y más concretamente con El gran Gatsby. He leído críticas muy positivas, y es la novela preferida de un amigo con el cual suelo coincidir,así que no es de extrañar que esté en ésta lista.


¿Habéis leído alguno? ¿Os llama la atención? ¿Cuál es vuestro clásico preferido? 
Un fuerte beso y hasta la próxima 


El prisionero del cielo (El cementerio de los libros olvidados #3) - Carlos Ruiz Zafón

8 comentarios:
El Prisionero del CieloEl prisionero del cielo, de Carlos Ruiz Zafón
Tetralogía El cementerio de los libros olvidados (#3 de 4): La sombra del viento | El juego del ángel | El prisionero del cielo |
Editorial Planeta, sello Booket 
978-84-08-11230-3
379 páginas
Resumen que nos da el libro: Barcelona, 1957. Daniel Sempere y su amigo Fermín, los héroes de La Sombra del Viento, regresan de nuevo a la aventura para afrontar el mayor desafío de sus vidas.
Justo cuando todo empezaba a sonreírles, un inquietante personaje visita la librería de Sempere y amenaza con desvelar un terrible secreto que lleva enterrado dos décadas en la oscura memoria de la ciudad. Al conocer la verdad, Daniel comprenderá que su destino le arrastra inexorablemente a enfrentarse a la mayor de las sombras: la que está creciendo en su interior.
Rebosante de intriga y emoción, El Prisionero del Cielo es una novela magistral donde los hilos de La Sombra del Viento y El juego del Ángel convergen a través del embrujo de la literatura y nos conduce hacia el enigma que se oculta en el corazón de El Cementerio de los Libros Olvidados.


Le contó a Fermín lo que sabía acerca de la historia de aquel hombre al que algunos, bromeando sobre sus desvaríos y su condición de lunático, habían dado en apodar «el Prisionero del Cielo»

A principios de febrero, os comenté lo impactada que me dejó El juego del ángel, segundo volumen de la serie El cementerio de los libros olvidados, escrita por el autor español Carlos Ruiz Zafón. Aún a día de hoy, sigo consternada por la genialidad de dicha obra, y, con el pasar de los días, la admiro todavía más. A pesar de sus fallos, el libro que nos narra la tortuosa vida de David Martín, sigue estando entre mis predilectos. Y, si ya me gustaba antes, después de leer El prisionero del cielo, todavía más y es que, esta magnífica novela, que puede presumir de poseer un ritmo ágil y frenético, le aporta un significado muy importante a su predecesora. Pero no solo eso: también nos prepara el terreno para un desenlace de proporciones épicas. Una vez más, Zafón ha demostrado que es un genio. Y una vez más, me quito el sombrero ante él, ante sus fantásticos personajes, sus inteligentes tramas, los idílicos escenarios que describe y su impecable domino de la palabra. Chapó. 
Cargada de misterio, traición e intriga, El prisionero del cielo nos traslada a la Barcelona del Cementerio de los libros olvidados, de la mano de Daniel y Fermín, los protagonistas de La sombra del viento, los cuales tendrán que enfrentarse en esta ocasión al arma de doble filo más peligrosa que existe: los recuerdos. Una visita tan extraña como inquietante obligará a Fermín a remover en su turbio pasado, desvelando secretos que han estado ocultos durante décadas y despertando sin desearlo, las sombras de un Daniel carcomido por el deseo de venganza. 
Ésta tercera entrega de la popular serie El cementerio de los libros olvidados, es probablemente la más dura de las tres. A pesar de su brevedad, la contundencia y rotundidad de los tristes acontecimientos que aquí se narran, y que entrelazan las historias de La sombra del viento y El juego del ángel con total maestría, son, cuanto menos, desgarradoras. Una vez más, Zafón jugará con nuestras emociones a lo largo del esta lírica obra cargada de contrastes, intrigas y misterios, donde los sentimientos, se hallan a flor de piel. Pero, ¿qué cabría esperar de un autor que es capaz de encogerte el corazón con una sola frase? 
Sin embargo, y aunque parezca mentira, no es bueno todo lo que tengo que decir de la obra. Sí es cierto que es una de las mejores novelas que he leído el en año, pero tampoco está exenta de fallos. Entre ellos, y el que para mí ha supuesto una gran diferencia entre ésta y sus anteriores entregas, es el haber intercalado fragmentos, tanto en primera persona -contados desde la perspectiva de Daniel- como en tercera -retratándonos las vivencias de Fermín-. Sé que es un tema que va más enlazado a los gustos de cada uno, pero es un detalle que no terminó de convencerme. Si bien considero que Zafón se desenvuelve perfectamente en ambos estilos, el lector consigue empatizar mil veces más cuando escribe en primera persona. Eché de menos durante gran parte del libro conocer en más profundidad los pensamientos que invadían a Fermín, el poder leer, a través de sus palabras, todo lo que le ocurría a su alrededor. Palpar su miedo, sentir su incertidumbre. Sin embargo, mantengo lo expresado anteriormente: ésta novela es tan emotiva como cruel, y, a pesar de que no he podido conectar con los personajes tanto como me gustaría, empatizar con ellos no es tarea difícil. 


Hay épocas y lugares en los que no ser nadie es más honorable que ser alguien. 

Ahora llega esa parte en la que tengo que hablaros de los personajes. Pero, sinceramente, ¿qué decir de ellos que no os haya dicho ya? Que son fantásticos y reales. Son personas humildes, de modales sencillos e ideas claras. Esa clase de gente que podrías encontrarte a la vuelta de la esquina, en un viaje en autobús o en la cola del pan. Es imposible no sentirse identificados con ellos en algún momento, pero todavía lo es más no cogerles cariño. Desde los protagonistas, hasta los secundarios, tanto los buenos como los malos y en igual medida los que aparecen sólo dos páginas como los que han estado desde el principio hasta el final, presentan unas psicologías muy profundas y bien desarrolladas, hasta el punto de que, ninguno de ellos, necesita justificar sus acciones: llegamos a conocerlos tan de cerca, que sobran las explicaciones, ya que entendemos qué motivos les mueven a hacer determinadas acciones. 
Es increíble como ha crecido el pequeño Sempere, que unas cuántas páginas atrás, se nos desvivía por un amor imposible; a lo largo de las novelas, ha ido madurando y evolucionando, y, a pesar de que de vez en cuando salga a relucir el muchacho impulsivo y enérgico que lleva dentro, de forma muy positiva. Fermín, Fermín, Fermín, ¿por qué siempre tendrá que dejarme con el corazón en el puño? Siempre que éste particular hombrecito de enorme nariz aparece, me hace llorar, y no solo de pena: tiene unos puntazos dignos de enmarcar. Sin embargo, esa parte suya, compuesta por sombras y fantasmas, esa parte de su pasado que teme recordar, esa vida anterior de la que tanto se arrepiente, es la que ha terminado por conquistarme.
Y, finalmente, le ha llegado el turno a Martín, mi Martín. Cuando en su día comenté que éste era el gran personaje de Zafón, no mentía: personalmente, considero que es el más complejo, el que tiene más contrastes y claroscuros. El más realista, el más humano. Un personaje que, desde niño, a tenido una vida difícil, que, por desgracia, parece ir a peor con el pasar de los años. Un personaje que comete errores, y garrafales, y que intenta solucionarlos como buenamente puede, y casi siempre, sin resultados positivos -cosa la mar de verosímil-, pero que no por ello se da por vencido. Un personaje valiente, cálido y cercano. Un personaje con el que, simplemente, es imposible no empatizar, y menos en éste fantástico y locuaz tomo, que nos lo presenta en una situación penosa a más no poder.  
El ritmo de la obra es vertiginoso: es imposible dejar a un lado la lectura. Consigue atraparte desde el minuto cero, y sumergirte en una historia apasionante, que emana amor a la literatura por los cuatro costados. 
El final, me ha gustado, pero también me ha dejado con una extraña sensación. Da rienda suelta a un desenlace que, según parece será épico a más no poder; sin embargo, mis expectativas en este momento son tan altas, que creo que todo, me sabrá a poco. Esperemos que, cuando al fin se publique la última entrega de esta saga, que en poco tiempo ha conseguido posicionarse entre mis preferidas, logre estar a la altura de sus predecesoras. 

El prisionero del cielo, es, probablemente, la novela más dura de toda la serie. Lírica, emotiva y misteriosa, esta obra cargada de misterio e intriga, y bañada por la traición y el odio, logrará que no te despegues de sus páginas gracias a sus magníficos personajes, su exquisita narración y su tan lograda ambientación. Zafón, amigos míos, es condenadamente bueno.


¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!

Príncipe mecánico (Cazadores de Sombras: Los Orígenes #2) - Cassandra Clare

10 comentarios:
Príncipe mecánico (Cazadores de sombras: los orígenes, #2)Príncipe mecánico (Clockwork Prince), de Cassandra Clare
Traducción de Patricia Nunes 
Trilogía Cazadores de Sombras: Los Orígenes (#2 de 3): Ángel mecánico | Príncipe mecánico | Princesa mecánica
Editorial Destino
978-84-08-10233-5
456 páginas
Resumen que nos da el libro: Consciente del singular poder de Tessa, el Magister sigue tras sus pasos, dispuesto a acabar con los Cazadores de Sombras. Los culpa de una desgracia que destrozó su vida.
Tessa, junto al bello y autodestructivo Will y el dulce y devoto Jem, iniciará un viaje que los llevará no sólo a descubrir la terrible tragedia de su enemigo, sino también el secreto familiar que esconde la verdadera identidad de la chica.


A pesar de las pocas esperanzas que había depositado en ésta precuela, Ángel mecánico supuso para mí una grata sorpresa. No me esperaba una ambientación tan fantástica, unos secundarios tan magnificos y, mucho menos, una historia tan bien construida. Sin embargo, y aunque el increíble desenlace de dicha novela daba lugar a que el lector se esperase una continuación tan o más trepidante que su predecesora, servidora quiso iniciarla con unas expectativas moderadas, temerosa de llevarse una batacazo. Y me alegro de ello ya que, si la hubiese empezado esperando encontrarme con una historia maravillosa, me hubiese llevado una decepción tremenda; aunque la trama sigue siendo interesante y está muy bien planteada, los constantes ires y venires de la protagonista, el surrealismo del triángulo amoroso o las escenas de relleno, han terminado por dejarme un regusto amargo
No desvelaré nada de la trama, puesto que seguro que hay muchas personas que no se han leído el primer volumen de esta serie y no ando con ganas de hacerles spoiler; sin embargo, sí puedo decir que las piezas van encajando, muy poquito a poco, y no sólo eso, sino que Clare se saca de la manga fantásticos giros, que va incluyendo en la historia con gran maestría. Sin duda alguna, ésta, al igual que su predecesora, son obras cargadas de misterio e intriga, y las dosis correctas de acción -aunque éste tenga menos-, y de humor, creando un constante remolino de emociones. 
La narración de Cassandra Clare sigue estando igual de cuidada y trabajada que en Ángel mecánico, aunque sigo encontrándome con unas pocas incoherencias y comparaciones extrañas que desentonan muchísimo. De todos modos, la forma que tiene de trasladarnos la lúgubre Londres victoriano es brillante, y la manera en la que nos mantiene pegados a las páginas de su magnífica historia, todavía más. Sabe que darle al lector en cada momento, y cómo atraparle, hasta el extremo de no desear hace nada más que leer.
Sin embargo, y a pesar de la brillante narración y el magnífico argumento que tiene la historia detrás, la autora, una vez más, le ha dado más protagonismo del necesario al romance. Príncipe mecánico cuenta con una base increíble, inteligente y con mucho jugo, que podría dar más mucho más de sí; pero, en vez de avanzar en la historia, la autora se centra demasiado en los pensamientos insulsos de Tessa, en la hermosa fragilidad de Jem o en la belleza cruel que invade a Will. Si hay algo que me irrite más de las protagonistas que se enamoren de la noche a la mañana, son las protagonistas que se enamoran de dos tíos de la noche a la mañana, y más de una forma tan surrealista como ésta. No me creo los sentimientos de Tessa, y tampoco a ella. Además, el desenlace de esta aventura romanticona, se ve venir desde lejos.


El cambio no siempre se logra de forma tranquila, pero eso no lo hace innecesario. 

Debido a que sentí que más de la mitad el libro giraba en torno al romance, fui incapaz de disfrutar al cien por cien de la lectura. Aunque me aferraba a cada pincelada que se nos iba desvelando de la historia, aunque intentaba centrarme en los puntos positivos de éste inteligente argumento, terminé más que saturada. Es por ello, que Príncipe mecánico ha terminado resultándome una lectura más, y no la obra maestra que debería haber sido. Porque recursos no le faltan
Si algo ha hecho que ésta lectura alcance el aprobado, son sus increíbles secundarios y sus correspondientes historias, en especial, el magnífico Magnus Bane, que en esta ocasión, logrará inspirarnos una ternura inmensa. Como siempre, los fragmentos que incluyen a este fantástico brujo, es de lo mejorcito; Charlotte y Henry, el afable matrimonio que regenta el Instituto, también han sido de mi agrado. Los adoro muchísimo, sobre todo a ella. La considero una mujer fuerte y decida, y valiente a rabiar, que no se deja asustar por nada; y él, es simplemente adorable. También he disfrutado con las apariciones de Jem, que aunque no termine de creerme su amor hacia Tessa, sigue siendo un personaje la mar de agradable y peculiar; Will, es un personaje que, difícilmente, llegará a gustarme a estas alturas. Ya en Ángel mecánico os comentaba que no terminaba de convencerme, y ahora menos: no me trago el melodrama que la autora le monta alrededor. La incursión de nuevos personajes, como es el caso de Gideon -el cual es maravilloso-, también me ha animado a seguir adelante con la lectura, por mucho que me exasperase su detestable protagonista. 
El final, ha sido increíble. No la parte del final relacionada con el triángulo amoroso -esa la detesté con todo mi alma-, sino su última línea. Me hallo más que intrigada y deseosa de saber qué ocurrirá en Princesa mecánica. Sólo espero que, dicho desenlace, no me decepcione. 

¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!

No sonrías que me enamoro y ¿Puedo soñar contigo?, de Blue Jeans

13 comentarios:

No sonrías que me enamoro, de Blue Jeans
Trilogía El club de los Incomprendidos (#2 de 3): ¡Buenos días, princesa! | No sonrías que me enamoro | ¿Puedo soñar contigo?
Editorial Planeta 
978-84-08-03550-3
474 páginas
Resumen que nos da el libro: Hasta hace unos meses formaban El club de los Incomprendidos. Cada uno con su personalidad y su carácter, eran los mejores amigos del mundo. Pero ahora, superados los viejos problemas, otros nuevos han separado sus caminos. Con ayuda de nuevas amistades, ¿conseguirán recuperar la confianza perdida y volver a la normalidad?
Valeria quiere que su felicidad dure para siempre; Bruno despierta pasiones inesperadas; María por fin ha encontrado a alguien que la comprende; Raúl guarda un secreto que puede cambiar su vida; Ester cree que podría estar confundiendo amistad con amor y, sobre todo, ¿alguien sabe algo de Elísabet?


¿Puedo soñar contigo?, de Blue Jeans
Trilogía El club de los Incomprendidos (#3 de 3): ¡Buenos días, princesa! | No sonrías que me enamoro | ¿Puedo soñar contigo? 
Editorial Planeta
978-84-08-12469-6
468 páginas
Resumen que nos da el libro; Atrás quedaron los malos momentos que hicieron peligrar el futuro de El club de los Incomprendidos. Valeria, Raúl, María, Bruno y Ester vuelven a estar muy unidos, gracias sobre todo al empeño de Alba, quién se está ganando con creces formar parte del Club. Pero después de la calma, llega la tormenta: malentendidos, envidias, reencuentros inesperados, historias que renacen, nuevos personajes y la reaparición de alguien muy especial para todos ellos volverá a poner su amistad en peligro. 


 - CONTIENE SPOILERS DE ¡BUENOS DÍAS, PRINCESA!

Ha llovido mucho desde que leí ¡Buenos días, princesa! y eso se nota. En su momento me resultó una novela juvenil muy buena y entretenida a rabiar, con personajes con los que es fácil sentirse identificado y una historia que, a pesar de su sencillez, lograba atraparte en cuestión de segundos. Si lo releyera ahora, es más que probable que cambiara de parecer y le encontrara mil pegas; mas, sigo convencida de que le daría el visto bueno por la cantidad de puntos positivos que posee. Sin embargo, y para mi desgracia sus siguientes entregas no me han gustado nada de nada, y eso que comencé ambas con muy bajas expectativas. El club de los Incomprendidos ha sido una trilogía que ha ido de más a menos con cada volumen, y además, de una forma estrepitosa.
Vamos a empezar hablando de lo bueno, que es poco, pero contundente: estos libros enganchan. A pesar de tener una trama simplona y previsible hasta la saciedad, consiguen mantener al lector entretenido e interesado, deseando saber en qué nuevos enredos se meterán nuestros protagonistas a continuación. El siguiente punto a favor, es que la narración, no es nada pretenciosa. Es la prosa perfecta para acompañar éste tipo de novelas: un estilo fresco y directo, una sencillez que envuelve al lector y le hace trasladarse a esa etapa tan confusa y distorsionada que es la adolescencia.
Bruno y María también han sido dos grandes alicientes a la hora de darle una puntuación razonable a estos dos libros, en especial, la segunda. Desde el primer momento, nuestra Meri demostró ser un personaje de apariencia frágil, pero con una fuerza desbordante. Era ella la que, con sus complejos y sus dudas, lograba darle un toque de realismo a la novela, y eso se ha mantenido hasta el final, detalle que agradezco. Por su parte, Bruno, que en un inicio no terminaba de convencerme, mejoró notablemente en No sonrías que me enamoro y ¿Puedo soñar contigo?, demostrando que no es un inútil que se queda esperando a que, por arte de magia, la chica que ama y que no le corresponde, corra a sus brazos.
Antes de decir lo que no me ha agradado, quiero aclarar que, tras mucho pensarlo, no me arrepiento de haberle dado una oportunidad a esta trilogía, a pesar de la cantidad de fallos que le encuentro. No son unos imprescindibles, ero sí unas novelas recomendables para todos aquellos que busquen entretenimiento puro y duro. Dicho esto, pasemos a lo negativo.

Echo de menos vivir como cuando no tenía miedo de querer. Como cuando no tenía miedo de esconderme. Como cuando no tenía esa sensación de estar oculta tras las sombras de mi propio reflejo. 

Valeria. Valeria es de lo peor. Un personaje odiable como el que más. No sólo porque esté llena de estereotipos -casi todos lo están- sino porque no consiguió transmitirme nada, aparte de vergüenza ajena. Es el clásico personaje femenino que se cree un orco a pesar de ser más hermosa que Natalie Portman, detalle del que no se percata hasta que el guaperas de turno se lo dice. Ahí no termina lo único malo. Su comportamiento en ¡Buenos días, princesa! me había resultado más que deplorable. La dulce y entrañable Valeria, que es así como nos la pintan, se pone a salir con Raúl, chico que le gusta desde hace años, pero que, a su mejor amiga, también. A ver, yo entiendo que a la muchacha le guste el chaval. Pero creo que, como mínimo, le debería de haber comentado algo a su amiga, en vez de optar por ocultárselo. Porque, lógicamente, cuando Elísabet se entera, se lía parda, algo completamente normal. Pero, ¡eh! La tía no es una egoísta insensible por eso, que el problema va mucho más allá.
¿Os acordáis del final de ¡Buenos días, princesa!? Ese desenlace tan sorprendente y chocante, donde se nos confiesa que Elísabet tiene esquizofrenia. Pues bien, llegados a ese punto, yo creía que Valeria sería una buena amiga y estaría junto con Eli en esos momento tan duros, dándole su apoyo. No olvidemos que la esquizofrenia es un trastorno mental muy grave, y oye, llamadme blanda, pero yo creo que, como mínimo, se debería de estar ahí para ayudar a una persona que lo está pasando mal, aunque ella se haya comportado de forma negativa contigo. Pero no. Valeria y su pareja, Raúl, no  sólo pasan de la pobre muchacha tras descubrir esto, sino que también, aprovechan siempre que tienen ocasión para hacerse las víctimas y tacharla de demonio para arriba. ¿Hola? ¿Puede alguien explicarme esto, por favor? ¿No hay que ser muy despreciable para hacer tal cosa?
Pasemos ahora a analizar la relación de Valeria y Raúl. He dicho más de una vez que no soy muy fan del romance. Sin embargo, si se me presenta como trama secundaria, no me molesta excesivamente, siempre y cuando no me resulte muy empalagoso. Con estos libros me ha sido imposible. El 90% de la trama giraba en torno a ello. Algunas de las parejas que se plantean, son interesantes, pero el autor se centra mayoritariamente en estos dos, y resulta cansino. Que si Raúl y Valeria se iban de paseo, que si comían churros, que si... Madre. Del. Amor. Hermoso. Su relación, además de nacer así, de la noche a la mañana, sufre una cantidad de altibajos sorprendente -y tanto, porque no hay quien se los crea- y siempre tienen una pequeña pelea, ambos montan un mundo de ello. Da igual que sólo tengan dieciséis años y que ese romance """hermoso y creíble""" no haya durado ni dos meses: ¡ellos se aman! ¡Y no pueden vivir el uno sin el otro! ¡Su existencia no tendría ningún sentido sin su otra mitad! ¿No es romántico y precioso? No.

El destino es caprichoso y no hay que buscar explicación a lo que pasa, porque no hay. No hay explicación para determinadas circunstancias. 

En cuanto al resto de personajes, tengo muy poco que añadir. Me ha fastidiado muchísimo que se nos ponga a Elísabet como la mala de la historia, haciendo ver al resto de personajes como unos niñatos inmaduros e insensibles a rabiar; por su parte, Ester me ha resultado muy indiferente, casi tanto, como una de las nuevas incorporaciones: Alba. No le he encontrado atractivo alguno al personaje, y no me trasmitió absolutamente nada, a pesar de su trágica historia.
Hablemos ahora del relleno. Y es que, en ambos libros, hay demasiado. De haber sacado los diálogos estúpidos y las tramas insustanciales que no llevaban a ninguna parte, al autor le hubiese quedado una bilogía ideal. Pero no, saquémonos de la manga personajes insulsos para no hacer después nada provechoso con ellos, pongamos historias paralelas sin ninguna coherencia o explicación para, posteriormente, dejarlas en el aire. ¿Para qué ir al meollo del asunto, cuando el lector puede tragarse tranquilamente más de cien páginas de pura paja?
El final. El famoso final. A mucha gente le ha agradado por ser impredecible, y ahí sí que les tengo que dar la razón: la paranoia no se puede ver venir por ninguna parte. No hablo sólo del último capítulo, sino de todo lo que ocurre antes del mismo, desde la escena de la estación. ¿En serio, hacia falta ese broche? ¿De verdad? Creo que el autor se pasó de melodramático, que quiso innovar y sorprender, y, al menos para mí, terminó dándose un golpe terrible. El desenlace que debía de haberme resultando impresionante, me pareció la mar de precipitado, y pretencioso a rabiar. Sentí que Blue Jeans quería dejarme los ojos como platos, y el tiro, ha terminado saliéndole por la culata.

No sonrías que me enamoro y ¿Puedo soñar contigo? son el claro ejemplo de que las segundas partes, nunca fueron buenas. A pesar de que se leen en un suspiro y cuentan con un ritmo trepidante, el autor mete relleno a mansalva, y ofrece un desenlace de lo más irreal, por no decir ridículo. Una auténtica pena.


¿Los habéis leído? ¿Os llaman la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!




Love Story - Erich Segal

17 comentarios:
Love storyLove Story, de Erich Segal
Traducción de Ramón Hernández 
Bilogía Love Story (#1 de 2): Love Story | Oliver's Story 
Editorial Círculo de Lectores
158 páginas
Resumen: Oliver Barrett, proveniente de una opulenta familia, es un joven estudiante de Harvard entregado al deporte y a sus estudios. Jennifer Cavilleri, de 24 años, estudiante de música y arte, es de origen italiano y trabaja como bibliotecaria. Un día Oliver pide un libro en la biblioteca y le sorprende el descaro de la muchacha. La invita a tomar café...
A partir de aquí se inicia una historia vieja como el mundo, pero que no perderá su belleza estremecedora ni su poderoso impacto sentimental por mucho que se repita.
Amar significa no tener que decir nunca lo siento.

Es cuanto menos sorprendente, que tal frase no me quitara las ganas de leer la novela. De verdad. Ni siquiera la pedantería de dicha cita, la pastelada de título o su correspondiente adaptación cinematográfica, que tenía toda la pinta de haber envejecido muy malamente con los años, me quitaron las ganas de leerla. Reconozco que no iba con las expectativas muy altas; al fin y al cabo, servidora no es precisamente una amante de las historias románticas, y ésta, tenía toda la pinta de no ser apta para diabéticos. Contra todo pronóstico, Love Story ha sido una lectura amena que disfruté bastante, exenta de esa melosidad empalagosa que tanto temía encontrarme entre sus páginas. No es un imprescindible, no es una obra que os vaya a cambiar la vida; pero sí que resulta una lectura refrescante y muy peculiar. 
Love Story es una deliciosa historia de amor, narrada en primera persona por nuestro protagonista, Oliver Barrett, quien nos contará los años que pasó junto a su esposa Jennifer Cavilleri. El dulce relato se remota a sus años como universitarios, donde él, un estudiante de buena familia, tiene la suerte de conocerla a ella, una muchacha de origen humilde y fuerte carácter, en una visita a la biblioteca. Apoyándose el uno en el otro, conseguirán enfrentarse a los obstáculos que el destino les tiene preparados, demostrándonos que no existe nada como el amor puro, sencillo y verdadero.    
Muchas de las reseñas que había leído sobre ésta novela, afirmaban que su fallo principal recaía en la falta de profundidad. Decían que el autor intentaba resumir en muy pocas páginas años de relación, logrando que, finalmente, la historia resulte atropellada e insulsa. Sin embargo, yo no lo entendí de esa forma; sentí que el autor, quiso hacer de su obra, un libro simple, y creo que esa ha sido la mejor opción. Personalmente, he encontrado Love Story como una historia sencilla, carente de pretensiones, cuyo encanto radica precisamente en eso: su simpleza. No sé ustedes, pero yo prefiero un romance sencillo y real, que una historia de amor compleja y enrevesada. Considero que el amor, es siempre mucho más fácil que todo eso.

-¡Jenny, estamos legalmente casados! 
-Sí, ahora ya puedo comportarme como una perra. 

Sin embargo, y volviendo al tema de la profundidad, sí reconozco que sus personajes carecen de unas psicologías muy logradas. No creo que, en ninguno de los casos, la extensión de una novela influya a la hora de perfilar buenos personajes, y éste, no ha sido el caso; no encontré complejidad alguna en Oliver y tampoco en Jenny. Esto no hace que caigan mal, ya que, personalmente, he disfrutado con una enana junto a ellos -en especial, con Cavilleri-, pero sí me ha impedido cogerles ese cariño especial que sólo los buenos personajes consiguen despertar
Si he destacar algo, me quedaría con el doble sentido que se le da en la obra a la palabra «amor». Segal no nos habla únicamente del amor en pareja, sino que también toca el amor familiar. De cómo, a pesar de los malentendidos y de las riñas, siempre tendremos en casa un lugar donde poder resguardarnos, donde seremos bien recibidos sin importar las circunstancias.
Erich Segal posee una prosa sencilla, fluida y ágil, que acompañada de ingeniosos diálogos y breves capítulos, hace que la obra se lea en un suspiro. Sin embargo, las pocas descripciones que el autor da, las cuales pecan de ser demasiado escuetas, me impedían situarme en los diferentes escenarios que se sucedían, o imaginarme a determinados personajes. Si en un futuro me animo a leer más obras del autor, me gustaría encontrar éste fallo solucionado. 

Saber perder forma parte del arte de ser un gran campeón.

Investigando por ahí, me enteré de que ésta obra contaba con una segunda parte llamada Oliver's Story, la cual no sé si está traducida al castellano o no. En cualquiera de los casos, dudo que la lea; a pesar de que esta historia me ha dejado buen sabor de boca, considero que el final es ideal tal cual está, y que no necesita secuela alguna. 

Love Story es una obra sencilla y sin pretensiones, que nos habla del amor de una forma sincera y simple, pero muy efectiva. No será una novela que pase a la posteridad o que merezca estar en las estanterías de todos los lectores; pero sí será un acompañante la mar de dulce para una tarde aburrida.


¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!



{Wrap-up} Marzo y Abril 2015

23 comentarios:
Hoy os traigo el resumen de marzo y abril, dos meses en los que, a pesar de haber leído una cantidad importante de libros, me he encontrado con lecturas bastante normalillas. Pocas son las obras que os recomiendo encarecidamente, y eso se nota. Esperemos que, de cara a los siguientes meses, tenga mejores lecturas. ¡Estoy abierta a recomendaciones! 

LECTURAS

El misterio de Salem's LotEl restaurante del fin del mundo (Guía del autoestopista galáctico, #2)El sí de las niñas

El misterio de Salem's Lot, de Stephen King ★ [RESEÑA]
Esta ha sido una de las pocas lecturas que destacaría ante el resto, y es que tiene todos los ingredientes para gustar: una prosa fantástica, grandes dosis de misterio e intriga, personajes realistas y una historia que, a pesar de partir de una base más que trillada, logra sorprender al lector. Echadle un ojo. 

El restaurante del fin del mundo, de Douglas Adams ★  [RESEÑA]
Hilarante continuación de la fantástica Guía del autoestopista galáctico, novela de ciencia-ficción con grandes dosis de comedia escrita por Douglas Adams. Aunque no ha llegado a gustarme tanto como su predecesora, sigue estando entre mis recomendaciones. Si queréis pasar un rato la mar de entretenido, ¡dádle una oportunidad a esta saga! 

El sí de las niñas, de Leandro Fernández de Moratín ★ 
Clásica obra del teatro español que ha logrado mantenerme entretenida durante poco más de una hora. Es comprensible porque es considerada un clásico, y aunque tampoco ha sido una lectura que vaya a cambiarme la vida, sí que la encontré muy amena. 

Robots en el tiempo depredador, de Isaac Asimov  [RESEÑA]
Me da rabia, pero Asimov no ha sido lo que me esperaba. Aunque la trama era bastante interesante y tenía cierto encanto, los personajes más planos que una pared y la prosa tan sumamente simple, me han impedido disfrutar de ésta lectura.



Un hombre con un tenedor en una tierra de sopasLos libros de AEl castillo ambulante (El castillo ambulante, #1)Erebos

Un hombre con un tenedor en una tierra de sopas, de Jordi Sierra i Fabra ★ [RESEÑA]
Una novela juvenil cargada de fuerza, con un mensaje claro y contundente y una narración sencilla  pero emotiva. Muy, muy recomendable. 

Los libros de A, de J.L.Badal ★ [RESEÑA]
Entrañable obra infantil, la cual rezuma encanto, magia y dulzura por los cuatro costados. Una historia hermosa y entrañable, cargada de personajes carismáticos a más no poder y llena de bellas metáforas y frases lapidarias. En adición, cuenta con unas ilustraciones fantásticas, que, sin duda alguna, no podéis dejar pasar. 

El castillo ambulante, de Diana Wynne Jones ★  [RESEÑA]
Novela fantástica tan dulce como original, que combina los elementos más clásicos de los cuentos de hadas creando una obra única dentro y fuera del género. A pesar de que las altas expectativas me jugaron un mala pasada y que por ello no llegué a disfrutarlo tanto, no cabe duda de que es un libro muy bueno, que no me cansaré de recomendaros. 

Erebos, de Ursula Poznanski ★ [RESEÑA]
Novela juvenil con una trama muy original pero también muy desaprovechada, personajes planos y un desenlace la mar de ridículo. Si os llama la atención, os invito a darle una oportunidad; sino, no os preocupéis, que tampoco os perdéis gran cosa. 


Charlie y la fábrica de chocolatePríncipe mecánico (Cazadores de sombras: los orígenes, #2)No.6, Volume 1No.6, Volume 2

Charlie y la fábrica de chocolate, de Roald Dahl 
Entrañable novela infantil llena de personajes memorables y enseñanzas. De lo único de lo que me arrepiento, es de no haber leído a Dahl cuando era niña: debería ser un obligado. 

Príncipe mecánico, de Cassandra Clare ★  [RESEÑA]
Segunda entrega de una trilogía que, a pesar de haber comenzado muy bien, está empezando a resultarme algo cargante. Soy incapaz de encontrarle la gracia al triángulo amoroso, y la protagonista, se me hace cada vez más insoportable. Doy gracias de que la trama esté bien llevada y que los secundarios sean de mi agrado. 

No. 6 (1-2), de Atsuko Asano 
Estas dos novelas ligeras, a pesar de que salta a la vista que la traducción no es profesional -aunque está muy bien hecha, que conste- me han dejado con muchísimas ganas de continuar con la serie. Parte de una idea curiosa cuanto menos, y ambos protagonistas me intrigan sobremanera. Ya os hablaré a más profundidad cuando la termine. 

Instituto Ouran Host Club 1Instituto Ouran Host Club 2Instituto Ouran Host Club 3Instituto Ouran Host Club 4

Ouran Host Club (1-4), de Bisco Hatori 
He aquí el único shojo del que nunca me canso. Es de los más conocidos, y, sinceramente, no es de extrañar: las aventuras y desventuras de éste particular club de anfitriones merecen muchísimo la pena. Si queréis leer una historia tan dulce como divertida, echadle un ojo. 

PELÍCULAS

El último lobo

El último lobo 
A pesar de la impecable fotografía y los preciosos efectos, El último lobo es una historia a la que le falta profundidad. Nos la venden como una historia de amistad hermosa, pero, realmente, hay muy poco desarrollo en la misma. 

Percy Jackson y el ladrón del rayo 
Valorada como adaptación, yo no daría ni un duro por ella. Sin embargo, si la tomamos como una película, resulta bastante entretenida y amena. No es tampoco la gran cosa, pero oye, te hace pasar una buena tarde. 

Wilde 
Película sobre la vida del magnífico escritor Oscar Wilde protagonizada por un brillante Stephen Frey y un jovencísimo Jude Law que me ha dejado muy contenta. Me hubiese gustado que se le diera más importancia al gran aporte de Wilde a la literatura, en vez de centrarse tanto en su relación con lord Alfred Douglas, pero, por lo general, es bastante recomendable. 


¿Habéis leído o visto algo? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!