Siempre Alice

Siempre Alice
Basada en la novela de Lisa Genova
Dirigida y adaptada por Richard Glatzer y Wash Westmoreland
Sinopsis: La doctora Alice Howland es una conocida profesora de neurología de la Universidad de Columbia. Felizmente casada y madre de tres hijos, no da mucha importancia a los pequeños lapsus mentales que padece cada vez con más frecuencia, hasta que debe comenzar a luchar para seguir siendo Alice. -EXTRAÍDA DE LA CARATULA- 
A pesar de que Julianne Moore ganó su primer (y muy merecido) Óscar gracias a esta película, Siempre Alice es una cinta que, en mi opinión, ha pasado muy desapercibida. Y, sinceramente, no entiendo el por qué. Este film es, sin duda, una de las mejores cintas he visto este 2016. Siempre Alice es un drama maduro y bastante durillo, que aborda un tema tan complejo como el alzheimer sin siquiera rozar el terreno de la lágrima fácil. Bien por Glatzer y Westmoreland.

Alice Howland es una lingüista de prestigio, conocida y admirada en todo el mundo. Ha dado múltiples conferencias, escrito varios libros de texto y, actualmente, trabaja como profesora en la Universidad de Columbia. A sus cincuenta años es madre de tres hijos, y está felizmente casada con el hombre al que ama. Todo es fantástico, hasta que los pequeños lapsus mentales a los que no le había dado importancia, se vuelven más frecuentes. Cuando la situación se hace insoportable, Alice decide acudir a un neurólogo; el diagnóstico es determinante, cruel y desgarrador: Alice sufre alzheimer precoz.

Siempre Alice es una película que, si bien desprende sensibilidad y delicadeza, no deja de ser cruda, y tan real como la vida misma. Hasta la fecha, jamás había visto ningún film que hablase sobre el alzheimer precoz, y me ha impactado terriblemente lo bien que lo han retratado. Aunque, por supuesto, esta película no sería lo mismo sin Julianne Moore, que acapara toda nuestra atención desde la primera, hasta la última escena. Decir que está espectacular, es quedarse corto. Podemos ver, a través de ella, el miedo, la rabia y el fuerte sentimiento de impotencia que corroe a Alice, que ve como el tiempo, le arrebata más pronto que tarde todos sus recuerdos. Vemos como se ve obligada a deshacerse de ese trabajo por el que tanto ha luchado, que tanto la llenaba, como su vida se desmorona sin poder hacer nada para evitarlo. También nos muestra la relación con su marido e hijos, y como cada uno de ellos busca la manera más efectiva de lidiar con la enfermedad y, en definitiva, con la pérdida de la auténtica Alice.


En resumidas cuentas, Siempre Alice es una película emotiva y sincera, que aborda el alzheimer desde un punto de vista distinto. Os recomiendo encarecidamente que la veáis, aunque sólo sea para maravillaros con la impecable actuación de Jualinne Moore, que en este filme, resplandece como la estrella que es.

¿La habéis visto? ¿Os llama la atención? ¿Qué otras películas sobre esta enfermedad me recomendáis?
¡Un fuerte abrazo! ¡Espero que empecéis con buen pie la semana!

Steelheart (o cómo me llevé una patada en la boca)


Steelheart, de Brandon Sanderson
Ediciones B
978-84-666-5296-4
406 páginas
Resumen que nos da el libro: Diez años atrás, Calamity irrumpió en la ciudad en la forma de una explosión en el cielo que otorgó a algunos seres poderes extraordinarios. A estos se los empezó a llamar Épicos, y pronto subyugaron a la población empleando sus increíbles poderes con el afán de gobernar la voluntad de los hombres y conquistar el mundo. Ahora, un tirano y furioso Épico llamado Steelheart se ha proclamado dueño y señor de la ciudad de Chicago Nova. De él se dice que es invencible; ninguna bala puede hacerle daño, ninguna espada puede atravesar su piel, ningún fuego quemar su cuerpo. Nadie se atreve a desafiarlo… Nadie salvo los Reckoners, un grupo clandestino que no goza de poderes pero sí de una férrea disciplina, conseguida tras pasarse la vida estudiando el comportamiento de los Épicos con el objetivo de hallar sus puntos débiles y poder así exterminarlos. El joven David Charleston se unirá a ellos con el fin de vengar la muerte de su padre a manos de Steelheart. Los Reckoners quieren venganza, y el chico tiene una cualidad que le distingue del resto: sabe que el Épico no es invencible. David es el único que ha visto sangrar a Steelheart.
Esta es mi opinión sobre las primeras 297 páginas. ¿Qué el libro mejora con el pasar de los capítulos? Es probable. ¿Qué yo no tengo más estómago para aguantar las tonterías de David? Eso está claro.

Todavía teníamos esperanza, y éramos muy ignorantes.

- Yo en la página 50

El gran problema que tuve con Steelheart, es que llegué a él engañada. Pensaba que sería una novela de ciencia-ficción adulta, y no una distopía adolescente del montón. Mea culpa. De haberlo sabido desde el principio, no me hubiera acercado a él ni con un palo. Pero es que, curiosamente, tampoco es una obra destacable dentro de su género. Steelheart es un libro plano que, pese a poseer una trama con cierto potencial, se va al garete al beber de todos los clichés propios de la distopía juvenil. Tenemos al protagonista con pasado trágico que vive por y para la venganza, el grupo de rebeldes que están ahí única y exclusivamente para que el personaje principal lleve a cabo su plan genial y al villano que es malo porque… porque puede, sí.