Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven - Albert Espinosa

Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven, de Albert Espinosa 
Autoconclusivo
Editorial Grijalbo 
978-84-253-4607-1
201 páginas
Resumen que nos da el libro: Dani se dedica a buscar niños desaparecidos. En el mismo instante en que su pareja hace las maletas para abandonarle, recibe la llamada de teléfono de un padre que, desesperado, le pide ayuda. El caso le conducirá a Capri, lugar en que afloraran recuerdos de su niñez y de los dos personajes que marcaron su vida: el señor Martin y George. El reencuentro con el pasado llevará a Dani a reflexionar sobre su vida, sobre la historia de amor con su pareja y sobre las cosas que realmente importan.
Tengo muchos que me esperan fuera si la cosa va mal, pero nadie si la cosa va bien.

Muchas personas me habían recomendado al catalán Albert Espinosa. Decían que sus libros, a pesar de ser ligeros y amenos, contenían grandes reflexiones, y que tocaba de una forma más que poética, temas muy duros, siempre de la forma acertada. A pesar de las buenas referencias, y las ganas que le tenía a algunos de sus títulos, cogí Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven, con muchas dudas, y con unas expectativas moderadas. No quiero ni pensar la decepción que me hubiese llevado de hacerlo de la forma contraria. Si bien considero que la intención del libro no es mala, y que tiene un fondo fantástico, he disfrutado más bien poco de la historia y la manera que tiene el autor de plantearla. Y es que, Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven, además de ser una oda tanto a los títulos extensos como a los puntos suspensivos, es una obra que intenta abarcar un montón de temas interesantes, pero que no logra desarrollar ninguno de ellos de una manera minímamente acertada, convirtiendo a la novela, es una mezcla inconexa de frases pséudo-filosóficas y palabras vacías, que logran transmitir más bien poco. 
Aunque Daniel siempre ha sido un hombre comprometido con su duro trabajo, cuando recibe la desesperada llamada de un padre cuyo hijo a desaparecido, pocos segundos después de tener una discusión con su pareja que cambiaría su vida para siempre, decide saltarse sus propias normas y volcarse por entero en su empleo, con la intención de abstraerse del inmenso dolor que le acongoja. Sin embargo, lo que al principio parece ser un caso de niños desaparecidos más, le llevará a recordar una época tan difícil como fascinante de su vida, la cual compartió con dos personas sumamente especiales: el señor Martín, y George. Conoceremos en profundidad a Daniel, sus miedos y temores, y también sus anhelos. Veremos como, el paso del tiempo, le ha hecho madurar y crecer, y como, a día de hoy, lo sigue haciendo. 
Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven, me ha resultado una novela la mar de pretenciosa. Me gusta que los escritores sean ambiciosos, y que quieran tratar en sus obras temas serios e interesantes, que lleven a la reflexión; adoro esas historias aparentemente sencillas, pero que encierra un montón de mensaje, las metáforas cargadas de significado y todo el sentimiento que pueden depositar algunos autores en unas pocas páginas. Sin embargo, el colocar un montón de frases bonitas con la intención de resultar lírico e impactante, no me parece nada destacable. Y mucho menos lo es el sacar a relucir un montón de temas interesantes, que podrían haber dado mucho juego, para después, no desarrollar ninguno de ellos. Sentí que Espinosa quería abarcar tanto, transmitir tantas cosas, que se le terminó yendo todo de las manos, creando una obra caótica, plana e incluso sin sentido

Demostrar emociones que no sientes es algo muy rentable en este mundo.

Lo más triste, es que la historia, a pesar de sus incontables incoherencias y extraños derroteros, es muy curiosa. Los personajes, si bien salta a la legua que están creados con la principal intención de buscarle la lágrima fácil al lector, no se me hicieron del todo pedantes -a excepción de Daniel. Además, el libro está narrado de una forma tan dinámica como inteligente, entremezclando el presente con recuerdos pasados del protagonista, esparcidos sin ningún orden concreto. Aunque puede parece lioso, os aseguro que no es difícil de seguir, y que resulta la mar de atractivo. No en balde, ¿tiene acaso los recuerdos una estructura fija? 
En cuanto al estilo de Espinosa, nos encontramos con una narración excesivamente simple, que, a pesar de poseer un ritmo ágil y frenético, no termina de calar. Abusa -y con ansia- de los puntos suspensivos, además de, como ya he mencionado más veces, frases que, si bien resultan dulces, pocas veces tienen un valor, y parecen más dignas de un libro de autoayuda que de una novela. Hay alguna que otra cita destacable, pero la gran mayoría, me han resultado cargantes hasta más no poder.

Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven, es una novela llena de frases bonitas, y narrada de una forma muy original pero que, debido a la cantidad de incongruencias que hay entre sus páginas y al tono tan presuntuoso con el que está contada, no me ha dejado en absoluto satisfecha.


¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!

10 comentarios:

  1. Tengo curiosidad por leer algo de este autor, pero tras lo que dices de este libro no se si me gustará, especialmente por ese tono tan presuntuoso del que hablas o esa búsqueda por resultar lírico a cualquier precio.

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenas! Dicen que este actor o te gusta mucho o nada; yo soy de la segunda opción. Leí este libro hará dos años y aunque es cierto que es muy curioso y reflexivo , no me llegó en absoluto >.<

    Un beso! ^^

    ResponderEliminar
  3. Coincido completamente contigo en la opinión sobre esta novela. Lo bueno que tiene es que se lee con facilidad, pero en conjunto es un libro bastante soso, le falta muchísima profundidad a la historia. Solo me quedo con las frases que tiene, que la verdad es que son para apuntarlas, pero parece más bien un libro para reflexionar, de autoayuda, como tú has dicho. Después de leerlo la verdad es que no me apetece repetir con este autor.

    Un beso! :)

    ResponderEliminar
  4. Hola!! Hace bastante tiempo que leí esta novela y si que es verdad que este libro me pareció mucho más un libro de autoayuda que una novela en sí. A pesar de eso me gustó aunque tampoco es que sea de mis novelas favoritas.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Desde que vi este libro no me ha llamado la atención, así que lo dejare pasar.
    Saludos Infinitos.
    Ya sigo tu blog :D

    ResponderEliminar
  6. Hola!!
    Leí este libro hace ya uno o dos años y me dio la misma sensación que a ti, lo terminé porque no quería dejarlo a medias y ver si mejoraba pero no llegó a suceder. De todas maneras tengo en pendientes otro libro del autor que se llama El mundo amarillo para darle otra oportunidad.
    Un beso y feliz sábado ^^

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! YO empecé a leerlo pero es que Albert Espinosa no me hce mucha gracia, no sé por qué... en fin!

    Besitos!

    ResponderEliminar
  8. No he leído al autor y no tengo intención xD Lamento tu decepción, desde luego a mi me has conseguido convencer de que no.

    ResponderEliminar
  9. Uy, pues si alguna vez he tenido ganas de leer algo de este señor creo que lo voy descartando. Reconozco que el titulo me hace gracia y había leído reseñas que lo ponían muy bien, pero mucho me temo que al final será eso, frases filosóficas baratas a mansalva y poca chicha.
    Y personalmente tampoco me gusta el estilo demasiado lírico que emula una inteligencia suprema y resulta ser pretencioso xDDD
    Ale, descartado
    Un besote!

    ResponderEliminar
  10. Buenas :)

    Pues yo tengo un problema con este autor y es que a mi madre no le gusta nada y claro, después de oírla enumerar todos y cada uno de sus defectos ya no puedo leerlos igual xD Le di una oportunidad a El mundo amarillo y no conecté para nada con él. A partir de ahí me di cuenta que ni éste autor ni los libros de autoayuda son para mí ^^U

    Un beso

    ResponderEliminar